Habrá Correa para rato

El mandatario ecuatoriano se quedará en el poder hasta 2013, con posibilidad de ser reelegido.

“Hoy es un día de alegría, de futuro, damos un paso histórico para consolidar esa revolución ciudadana”, aseguró el presidente Rafael Correa, minutos después de que los primeros sondeos a boca de urna le dieran la victoria con un 54% de los votos. Sin esperar los resultados oficiales, el mandatario se proclamó ganador. Poco importaron las quejas de su contendor, el ex presidente Lucio Gutiérrez, quien le pidió esperar el primer boletín del Consejo Electoral y aclarar las denuncias de fraude que sus seguidores hicieron durante el día.

“Me tiene sin el menor cuidado las cosas que diga o deje de decir un tipo como Lucio Gutiérrez”, respondió Correa. “Los votantes merecen respeto, un proyecto político y una persona como Lucio Gutiérrez a mí no me merece el menor respeto, esa gente juega con la pobreza y dignidad de la gente, engaña, miente, traiciona”, insistió el mandatario.

El catedrático de la Universidad San Francisco Carlos Espinosa explicó que el triunfo de Correa no fue una sorpresa para nadie en el país. “Todas las condiciones estaban dadas para que ganara”, dijo. Teodoro Bustamante, docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, coincidió con su colega al advertir que “fue una reelección anunciada”.

La jornada, sin embargo, marcó algunos hitos históricos: Correa es el primer líder en lograr la reelección desde 1979, cuando el país pasó de un régimen dictatorial a una democracia. Por primera vez los policías, militares, presos sin sentencia, extranjeros y jóvenes de 16 y 17 años acudieron a las urnas. Y para completar, Rafael Correa se convirtió en el primer presidente ecuatoriano elegido en primera vuelta en 30 años. El presidente de Ecuador se quedará en el cargo hasta 2013 con posibilidad de una reelección inmediata.

El enorme respaldo popular que tiene el ecuatoriano radica en beneficios sociales, subsidios e inversión en educación y salud, posibles gracias a los enormes ingresos petroleros que Ecuador recibió hasta hace unos meses. “Es el único hombre que tiene los pantalones bien puestos”, aseguró Enma Ordóñez, contadora de 54 años, a la agencia EFE.

Fin de la inestabilidad política

Lo que sigue ahora para el país vecino es consolidar su estabilidad política. El triunfo de Correa marca el fin de una época de inestabilidad (1996-2006) en la que los tres predecesores del mandatario reelegido fueron destituidos en medio de revueltas populares. “Hemos hecho historia en un país en donde ningún gobierno democrático terminó su período”, aseguró Correa.

El jefe de la Misión de Observación Electoral de la OEA, el chileno Enrique Correa, aseguró que Ecuador, tras los comicios generales, tiene la posibilidad de construir “grandes acuerdos” nacionales. El funcionario indicó a la emisora Radio Quito que con la elección del presidente ecuatoriano, para un período de cuatro años más, “se consolida su legitimidad que le permitirá llevar un proceso de acuerdo nacional”.

Para el jefe de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, el portugués José Ribeiro e Castro, el gran triunfo de la jornada es terminar con el clima de campaña electoral permanente. “El reto mayor para las fuerzas políticas del país es conseguir que se termine de una vez la eterna campaña electoral y se fortalezca la institucionalidad”.

Si el país logra estabilidad política, opinan analistas, seguramente las relaciones con Colombia también cambiarían de rumbo. “Todo este tiempo el presidente ha tenido que consolidarse en el interior del país. Su discurso fuerte contra Colombia puede bajar ahora de tono, ya que tiene el respaldo inequívoco de los ecuatorianos”, aseguró el catedrático de la Universidad de Quito Marcelo Pérez.

Al final de la noche, y aún sin resultados oficiales, Correa entonó “Patria”, la canción que identifica su gobierno, mientras bailaba con el puño en alto, rodeado de sus amigos y colaboradores.

Temas relacionados