Miedo en Nueva York por gripe porcina

La oficina de sanidad de la ciudad dispuso una fuerte ofensiva para enfrentar el virus. Más de 600 funcionarios están monitoreando uno a uno los hospitales de la ciudad.

El miedo a un contagio con la peligrosa gripe porcina ya se esparce por los vagones del metro de Nueva York. Un estornudo o tan sólo una ligera tos por parte de alguno de los pasajeros ya es señal de alarma y terror para el resto de la comitiva. Y no es para menos, el mismo virus que ha cobrado la vida de 149 personas en México ha llegado a la ciudad: 28 casos confirmados en Queens y 22 casos más bajo estricta vigilancia de las autoridades sanitarias de la ciudad, hacen a los habitantes de la Gran Manzana pensar dos veces antes de usar este sistema de transporte. “Lo único que tengo es este tapabocas, pero mi señora prefiere caminar media hora para llegar al salón de belleza donde labora”, dice Luis Morales, quien trabaja en el sector de la construcción.

Según el Centro para el Control de las Enfermedades (CDC), todo comenzó en la escuela preparatoria Saint Francis en Fresh Medows, Queens. “A los pocos días de que un grupo de último grado volviera de su viaje de graduación de Cancún, muchos estudiantes en la escuela comenzamos a presentar síntomas de gripe”, cuenta Fred Larsen, un estudiante de 9° grado.

El grupo de 18 estudiantes volvió al país el pasado 20 de abril de un viaje de seis días al centro vacacional mexicano. Para el jueves de esa semana, a tan sólo dos días de su llegada, ya eran 75 los jóvenes que se habían reportado a la enfermería de la escuela con síntomas de dolor de estómago, náuseas y fiebre.

Inmediatamente se dio aviso a la oficina de enfermedades transmisibles de la ciudad, la cual reportó el caso a la CDC. “La primera reacción fue considerar la posibilidad de gripe porcina dentro la escuela. Pues si ya se habían presentado casos en California, era cuestión de días que llegara a Nueva York”, dijo en rueda de prensa Scott Harper, epidemiólogo de la CDC.

Cuando la comitiva sanitaria llegó a la escuela, ya había 150 estudiantes con síntomas. Sin embargo, sólo se pudieron hacer pruebas a 12 de ellos, de los cuales 8 dieron positivo, pues el material de laboratorio arribó una vez la mayoría de estudiantes habían terminado sus clases el pasado día viernes.

“Al principio hubo miedo, pues pensábamos en lo que pasaba en México; sin embargo, durante el fin de semana nos informaron que el virus encontrado en la escuela era menos fuerte”, añade el joven de 14 años, quien ya se encuentra bajo tratamiento con Tamiflu, el antiviral que ha demostrado ser efectivo para esta clase de virus.

Sin embargo, una duda persiste en Nueva York y el resto del país, pues si bien el virus detectado en los seis estados de la Unión es idéntico al que tiene en jaque a México, no ha demostrado ser tan letal, sólo uno de los 50 casos en todo el país ha requerido de hospitalización.

Aunque no hay una explicación certera, una de las hipótesis que maneja la comunidad científica es que en México el virus ha tenido un mayor tiempo de incubación, lo cual hace pensar que es posible que casos más fuertes se presenten en los próximos días en los Estados Unidos, explica Ann Moscona, epidemióloga de la universidad de Cornell.

Temas relacionados