Óscar Borda: en la piel de un actor versátil

Interpretará al lugarteniente de un narcotraficante, en la sonada serie ‘El Capo’, de Fox Telecolombia.

Se describe a sí mismo como un tipo serio, responsable y muy exigente, pero en realidad, a medida que habla, se revela como un hombre amable, talentoso y muy gracioso. Ese es Óscar Borda, el chocoano que hace más de 20 años ha conquistado la televisión colombiana con papeles que han marcado a varias generaciones.

Óscar llegó a la actuación sin proponérselo, vino a Bogotá a estudiar Educación Física y a jugar fútbol con Santa Fe, pero haber visto a Ronald Ayazo en La pezuña del diablo, actuando pintado de negro lo marcó profundamente, tanto que comenzó a estudiar arte dramático y rápidamente logró un papel protagónico en Los colores de la fama.

“Desde ese momento he tratado de mostrar que en Colombia se pueden hacer personajes sin importar el color de la piel”, afirma.

Últimamente lo vimos interpretando al comandante Albino en Regreso a la guaca,  serie que llegó a su fin esta semana y que lo consolidó aún más como un actor versátil que no le teme a los desafíos. En el largometraje Perro come perro, que no se ha quedado corto en reconocimientos, interpretó de manera magistral a un personaje complejo y difícil.

Ahora, Borda es parte de nuevos proyectos en cine, televisión y música que sorprenderán al público este año. Uno de estos es El Capo, una serie de alta definición, muy ambiciosa que produce Fox Telecolombia para el canal RCN, en la que trabaja de nuevo al lado de Marlon Moreno.

Esta historia, idea de Gustavo Bolívar, se basa en la vida de los grandes capos colombianos y cuenta con excentricidades como grabaciones en la hacienda Nápoles, la construcción de una cárcel propia en un estudio de más de 600 metros, un búnker y un avión espía a escala; además, se calcula que cada capítulo costará más de US$100 mil  y se tiene presupuestado hacer entre 75 y 100.

Aquí Borda interpretará a un lugarteniente que trabaja para un narcotraficante y que, según sus propias palabras, dará mucho de qué hablar.

Y como si fuera poco, a mediados de este año se estrena la versión cinematográfica de Sin tetas no hay paraíso, donde interpretará a Pelambre.

Es por esto que para muchos directores el trabajo de  Borda es sinónimo de calidad, y es que su versatilidad lo ha consolidado como uno de los más cotizados del país.

Y aunque últimamente muchos de los personajes que ha interpretado son de malo, Borda  trata de concebir a cada uno con un ser de carne y hueso, para darles matices y características que los diferencien unos de otros.

“Mi trabajo es algo que me tomo visceralmente, con el corazón y con el alma. Por eso es tan importante entender cómo siente el personaje, aunque siempre siento que me hace falta”.

Por último, Borda, quien puede hablar desde la voz de la experiencia, les dice a las generaciones más jóvenes que sueñan con la actuación, que no se desesperen, pues cuando se lucha por lo que se quiere con esfuerzo siempre se logra. “Además, la actuación es la vida y la vida es la actuación, así que no hay forma de perder”.

Temas relacionados