Santa Fe acude a un remedio casero

Germán González, el hasta ahora mánager del equipo bogotano.

Cansados de que los dictámenes locales no dieran con el mal que viene sacudiendo a Santa Fe, sus directivos decidieron acudir a un especialista del exterior que en principio aceptó el reto de intervenirlo, pero después de tres semanas decidió emigrar argumentando razones de seguridad.

Y como el uruguayo Rubén Israel dejó a los albirrojos a dos semanas de encarar el Clausura, no había tiempo —ni plata parece— para buscar de nuevo otra opción afuera y por eso la apuesta fue hacia alguien de la institución.

El hasta ahora mánager del equipo bogotano, Germán González, se convirtió en el remedio casero de emergencia y a diferencia de su postura de dos meses atrás cuando Hernán Darío Gómez renunció a la dirección técnica cardenal y no quiso reemplazar a Bolillo, esta vez no dudó en ponerse el buzo de DT.

¿La razón? “En ese momento la junta disponía de tiempo para analizar y decidirse por un nuevo proyecto y fue así como el del profesor Israel tuvo el visto bueno, pero ante su inevitable partida y estar a 10 días de comenzar el torneo, pues como hombre del club debía darle una mano”, explicó Basílico, quien arregló en principio hasta diciembre.

González, quien seguirá dirigiendo el equipo de la Copa Colombia, al entender que “en el próximo partido contra La Equidad (julio 29 en Techo) nos jugaremos la clasificación”, estará acompañado en el cuerpo técnico por Heriberto Niño como asistente, además de Freddy Amazo y Jefrey Vergara que estarán a cargo de la preparación física.

De igual forma, consideró que su estilo compagina con el de Gómez e Israel porque “también se basa en el trabajo zonal, aunque cambiarán algunos nombres, pero igual contamos con los jugadores para que el equipo juegue bien y sea ofensivo”.

Confirmó que el zaguero de 22 años, Daniel Bocanegra, procedente de Academia, será el último refuerzo y no se despidió sin antes advertir que su “gran sueño siempre ha sido ser campeón con Santa Fe y afirmarlo me es imposible, pero que lo vamos a luchar, lo vamos a luchar”.