Entrevista con ‘Meme’, integrante de Café Tacvba

Este viernes estarán en Bogotá en el Coliseo el Campín celebrando dos décadas de música ininterrumpida.

El sonido de un grupo como Café Tacvba, que ya cuenta con 20 años en la historia musical, no cabría dentro de un rótulo porque más allá de un estilo con nombre, ellos se han dedicado a hacer música con mayúsculas. A pesar de que han pasado por diferentes inquietudes que los ha hecho explorar las raíces, el folclor, el rock, los beats electrónicos, la música experimental, entre otros, éstas no corresponden a una asignatura pendiente, simplemente nacen casi que sin proponérselo. Para Café Tacvba es mejor que cada quien explique su música como la percibe y, sin embargo, Meme recuerda con gracia que hace unos años en la fila para entrar a un concierto una persona le preguntaba a otra a qué sonaba Café Tacuba y éste le respondió: “¿Has oído a The Cure?, ¿ has oído a Los Bukis?, pues la onda es por ahí”.

El Espectador habló con uno de sus integrantes, Emmanuel Meme del Real.

Después de tanto tiempo juntos, ¿cómo consiguen permanecer unidos?

Es difícil, al final, es como cualquier relación. Ya cumplimos 20 años de relación, casi de matrimonio entre cuatro personas. Hemos tratado de entender cuáles son las cosas que no deben intervenir para que el trabajo y la parte creativa no se obstruyan y cuáles hay que resolver. Hay que entender que somos cuatro individuos diferentes y que con el tiempo hemos empezado a tener intereses diferentes en algunos sentidos. Sin embargo, a la hora de juntarnos para hacer música sucede algo que no nos ha pasado con ninguna otra persona con la que hayamos trabajado y tratamos de mantener eso.

Este nuevo disco ‘Si no’ es el que más se distingue entre los demás y el que presenta más elementos electrónicos, roqueros y que se aleja más del sonido latino, ¿por qué?

Creo que responde a una inquietud. Cuando nos juntamos para hacer un disco no hablamos de “ahora vamos a hacer esto y vamos a dejar esto otro atrás”, sino simple y sencillamente empezamos a tocar y nos damos cuenta de que el grupo va hablando por si solo, tiene una voz que nosotros traducimos. Yo siento que la banda llegó a un punto de querer experimentar algo con mayor influencia del rock. Todo el disco está grabado con batería en una misma sala de grabación, tocando todos al tiempo, tratando de capturar lo que usualmente hacemos en un escenario. Era un poco representar eso. Dejamos a un lado los instrumentos folclóricos y acústicos, y está todo mucho más relacionado con los instrumentos  eléctricos… guitarras, bajos, sintetizadores. Eso es una manera de sentirnos renovados y hacer algo que no habíamos hecho antes. Fue una experiencia nueva.

¿El nombre del grupo viene del restaurante del centro histórico del D.F.?

Sí. Es un restaurante de principios de siglo pasado que representa muy bien lo que fue el mestizaje. Cuando comenzamos, nosotros decíamos que nuestra música era mestiza porque tomábamos música que llegaba del exterior y sonidos propios. La frase en sí muestra eso, el café es un producto traído de Europa y la palabra “Tacvba” es de origen nahual, la lengua azteca nahual. Además, nos parecía simpático que tuviera un nombre de un restaurante.

Hace poco recibieron un Premio MTV y un Grammy Latino, ¿qué significan estos galardones?

Es una forma de saber que todo el trabajo, las canciones y las representaciones sigan teniendo conexión con el público, con la gente y, sobre todo, con nuevas generaciones que nos han volteado a ver. Es esta nueva sangre la que nos hace sentir renovados para intentar hacer cosas nuevas y diferentes. Son como palmaditas en la espalda que a uno le dan por su trayectoria y su trabajo. Con los premios uno no va a ser mejor o peor artista o tener más asegurada una carrera, pero son buenos gestos de parte de quien vengan.

¿Se trabaja en México de manera conjunta con los demás grupos o son esfuerzos individuales?

A finales de los 80 encontrábamos que había una actividad mucho más conjunta, había festivales y toques donde alternábamos. La Maldita Vecindad nos recomendaba siempre. Nuestro primer aniversario lo anunció Caifanes en televisión. Nos veíamos con más frecuencia. De repente cada grupo tomó su camino. Hoy en día sigue existiendo una relación, pero no tan familiar como en ese entonces. Existe también mucha competencia pero eso es sano para la música.

Temas relacionados