Bogotá amenazada

La Policía Metropolitana anunció el descubrimiento de un plan de las Farc para atentar contra la capital e informó de cuatro capturas.

Las acciones emprendidas por las autoridades distritales en las últimas horas dan cuenta, sin duda, de la preocupación que existe acerca de la seguridad en la ciudad, luego de los tres actos terroristas que se presentaron durante la semana.

Por un lado, la Policía Metropolitana anunció ayer que había descubierto un plan, presuntamente de las Farc, para atentar contra Bogotá y, horas después, informó de las capturas, en hechos separados, de unos integrantes del Eln y de Mario Alejandro Velásquez, alias El Soldado, quien está sindicado de haber lanzado una granada de fragmentación el año pasado en el barrio Las Lomas, hecho que dejó cuatro heridos, uno de ellos mutilado. De otra parte, en la clausura de la campaña “Amar es desarmarte”, el alcalde Samuel Moreno comunicó que, a partir de agosto, una semana de cada mes estará prohibido el porte de armas en la capital.

Con respecto al supuesto plan terrorista, la Policía informó que el pasado jueves por la noche un ciudadano advirtió de un maletín abandonado cerca de Corabastos en el que, luego, los agentes encontraron dos granadas de fragmentación, una agenda y un mapa que evidencian la intención de la guerrilla de atentar contra un CAI de la Policía.

Sobre las capturas de los presuntos integrantes del Eln, el coronel Fernando Jiménez, subcomandante de la Policía Metropolitana —ver entrevista anexa— le dijo a El Espectador que éstas se llevaron a cabo la madrugada de ayer en la localidad Rafael Uribe Uribe. Los arrestados son Pablo Gamboa, un profesor de educación física; Luisa Mariana Manrique, ingeniera; y Martha Soto, graduada de educación física. A los tres, aseguró la autoridad, se les encontraron 760 revistas alusivas al movimiento subversivo.

Y acerca de la detención de El Soldado, se supo que varios agentes de inteligencia tratan de establecer la relación del hombre con las milicias de las Farc.

“Nunca hemos desestimado a las Farc”

El subcomandante de la Policía Metropolitana, coronel Fernando Jiménez, habló del tema de la seguridad en la ciudad. El oficial quedará como comandante encargado durante toda la próxima semana.

Hasta hace menos de un mes las autoridades aseguraban que quedaba poca presencia de las Farc en Bogotá, ¿qué dice usted ahora?

Que hemos realizado innumerables acciones para controlar las milicias que puedan quedar de la guerrilla. Sin embargo, lamentablemente, el terrorismo lo puede hacer una sola persona. Una granada de fragmentación se puede conseguir en el mercado negro de las armas. Nunca hemos desestimado que en cualquier momento en Bogotá se presente este tipo de hechos.

Es decir, que los bogotanos deberían sentirse intranquilos…

Pueden estar tranquilos. El DAS, el CTI y las policías Nacional y Judicial nos están apoyando mucho en labores de inteligencia, además de toda la colaboración que recibimos de la ciudadanía.

¿Cómo determinan que efectivamente el plan terrorista era de las Farc?

Por informaciones técnicas. El modus operandi que se describe en el mapa que encontramos y que pudimos ver en la acción de Ciudad Roma, corresponde a la forma de actuar de las Farc.

Luego de todo un día de reuniones ayer entre los altos mandos de la Metropolitana, ¿cuál es el paso a seguir?

La directriz siempre ha sido realizar acciones contundentes, tanto de inteligencia como operativas. Además, desde hace tiempos ofrecemos recompensas a los ciudadanos que colaboren con información.

Menos armas, más seguridad

En las dos últimas semanas 20 personas han sido asesinadas en Bogotá, lapso que dejó 32 muertos por homicidios en 2008.  Aunque se hayan reducido estos casos por las recientes campañas de desarme de la Secretaría de Gobierno, “Amar es desarmarte”,  la ciudad necesita medidas permanentes que mitiguen la inseguridad.

Por eso, el alcalde Samuel Moreno anunció ayer su decisión de que estas jornadas se repitan durante una semana una vez al mes. En ese tiempo, la Décimo Tercera Brigada del Ejército Nacional no podrá conceder permisos a su personal para portar armas.

A partir del lunes próximo se habilitará la línea 123 para entregar cualquier tipo de arma y cambiarla por un bono de $300.000. En cualquier caso se reservará la identidad.

Para el Distrito, cuantas más armas haya, mayor inseguridad generarán, por eso son tan importantes estas entregas voluntarias. De acuerdo con la secretaria de Gobierno, Clara López Obregón, “de 628 homicidios cometidos en los primeros cinco meses de 2009, en 390 hubo presencia de armas de fuego, lo que representa el 62,1%. En igual número de muertes, en 195 casos se utilizó arma blanca, que representa el 31,1%”.

Temas relacionados