El déficit de Once Caldas asciende a 1.700 millones de pesos

“Nos comprometemos con lo que podemos pagar para poder estar al día”, asegura el gerente del campeón.

¿Cómo hace un equipo que debe varias quincenas y acumula deudas de temporadas anteriores para contratar jugadores? Una pregunta recurrente a la actualidad del rentado, que a sólo un día de darle inicio al Clausura, todavía está a la espera de respuesta, aunque en Manizales se dio un caso que aparte de ser una especie de contestación, debería convertirse en modelo a seguir.

El Once Caldas, flamante campeón colombiano que incluso el miércoles festejó oficialmente su tercera estrella, permitió que uno de los pilares de la consagración en el Apertura, Ariel Carreño, se marchara a La Equidad, decisión que fue reprobada por la afición alba y buena parte del periodismo de la capital caldense.

Y el blanco de la protesta fue Jairo Quintero, gerente del equipo que lideró la negociación para la continuidad del argentino y que resultó imposible porque según el directivo, “no se llegó a un acuerdo con el jugador, al que le apareció una mejor opción y eso hay que permitírselo porque por política de la institución, nos comprometemos con lo que podemos pagar y así evitamos desfasarnos sobre el presupuesto y demandas posteriores por incumplimientos, como ocurre en otros equipos”.

Quintero Trujillo desmintió igualmente una propuesta de rebaja en el salario del atacante y, por el contrario, con cifras precisó el ofrecimiento final que no fue aceptado por parte del representante del futbolista: “El arreglo inicial con Ariel fue de 10 mil dólares mensuales que al cambio en ese momento era de 1.700 pesos, pero como el dólar fue subiendo, terminamos pagando 24 millones y eso afectó el déficit que actualmente es de 1.700 millones, entonces lo que se planteó fue pasar el contrato a pesos y fijarlo en 25 millones, pero entiendo que la oferta de La Equidad fue superior”.

En efecto, los aseguradores aparte de firmar un contrato por año y medio con Carreño, adquirieron el 35 por ciento de sus derechos. El ex Millonarios no sería el único en emigrar del Once, ya que el uruguayo Jorge Casanova, pretendido por el Medellín, hasta el miércoles no firmaba la renovación.

“Queremos que siga y le haremos una oferta para que continúe con el equipo”, adelantó Quintero, quien a su vez fue el encargado de entablar un nuevo vínculo contractual con el cuerpo técnico, encabezado por Javier Álvarez, ya que el anterior había expirado a finales de junio.

El entrenador antioqueño será el único en determinar si se le busca remplazo a Carreño y como tal no hay demasiado apuro en la decisión, toda vez que el plazo de inscripción de jugadores para la Copa Mustang II, se extiende hasta el próximo 24 de julio a las seis de la tarde.

El Once estrenará este sábado su corona en el Palogrande y frente a su eterno rival, Pereira (8:15 p.m., Telmex y UNE), en la primera fecha del Clausura que no tendrá norma Sub 18 debido a la participación de la selección juvenil de Colombia en el cuadrangular internacional que termina el sábado en Maracaibo, Venezuela.

A la tricolor le va bien en el vecino país (dos triunfos en igual número de salidas) y mejor no le puede ir al blanco-blanco, que si el pasado 28 de junio dio una muestra de vergüenza deportiva al silenciar el Metropolitano y dar la vuelta olímpica contra todos los pronósticos, ahora como campeón da ejemplo de responsabilidad directiva, que no es poco.

últimas noticias