Primeras damas del G-8 se topan con protesta

Las mujeres víctimas del terremoto criticaron que las esposas se pasearon por una zona de desastre.

Las esposas de los jefes de Estado y de Gobierno que asistieron a la Cumbre del G8 que terminó el viernes visitaron el centro histórico de L’Aquila, una de las zonas de la capital de Los Abruzos más devastada por el terremoto del pasado 6 de abril. Sin embargo, su visita fue opacada por una irónica protesta protagonizada por las Last ladies, como se autonombraron las mujeres sobrevivientes al terremoto y a quienes se les marginó de todos los eventos de la cumbre.

Estas mujeres representan a todos los damnificados de los campos donde viven los desplazados por el terremoto hace más de tres meses. Según denunciaron, mientras las First Ladies (Primeras Damas) se pasean por el hermoso centro de la ciudad, las Last Ladies siguen viviendo en carpas. “Elegimos la ironía como forma de protesta”, dijo una de las manifestantes: “Con este mensaje queremos hacer entender a los grandes del mundo que aquí en L’Aquila, aunque hubo el terremoto más destructivo de los últimos siglos en Italia, hemos recibido el peor tratamiento”.

Mientras tanto, las ocho potencias mundiales cerraban la reunión aprobando la donación de US$21.500 millones para luchar contra el hambre.

Temas relacionados