En matrimonio de la hija de congresista se definiría futuro del Congreso

La boda de la hija del senador Javier Cáceres servirá para "cocinar" el futuro del legislativo.

Dicen que el matrimonio de la hija del senador Javier Cáceres —esta noche en Cartagena— será una gran cumbre política en la que se definirán muchos asuntos de cara al futuro de las mesas directivas del Congreso de la República. Incluso, la gran expectativa del evento corre por cuenta de la anunciada presencia del presidente Álvaro Uribe y de dirigentes políticos como Germán Vargas Lleras, altos mandos militares y hasta magistrados de la altas cortes.

Lo cierto es que el mismo Cáceres reconoce que está dispuesto a desafiar los acuerdos de la coalición uribista y atravesársele en el camino a Gabriel Zapata Correa, en su intención de ser presidente del Senado. “Por ahora nos alegra que estemos sonando y vamos a hacer un sondeo entre los colegas porque, como se sabe, algunos han propuesto mi nombre. Tengo que hablar con ellos y analizar las cosas con toda tranquilidad. Pero yo sí me le mido a una postulación de éstas y si llego sería para fortalecer más al Congreso, para unirlo, para respetar el derecho de cada congresista y para defender la institucionalidad”, le dijo Cáceres a El Espectador.

La llegada del senador de Cambio Radical a la presidencia del Congreso angustia a más de uno. Al fin y al cabo, se trata de un militante del partido de Germán Vargas Lleras, hoy candidato presidencial y quien ha expresado abiertamente su oposición a una segunda reelección. Sin embargo, Cáceres ha demostrado su lealtad al Gobierno en el trámite de varios proyectos, incluido el del referendo reeleccionista y ha sonado entre quienes podrían abandonar su partido para irse a la U.

El congresista cartagenero seguramente reforzará hoy, en el matrimonio de su hija, sus esfuerzos por hacerse  al control del Legislativo. “Hasta este domingo estaré enredado en un tema familiar, pero desde el lunes me trasladaré a Bogotá para conversar con el Gobierno, con los sectores de oposición y con gente de la coalición. La idea es conocer sus intenciones, los argumentos y así poder tomar una determinación sobre este tema”, agregó Cáceres, quien dijo no tener nada en contra del senador Zapata Correa, a quien definió como un congresista “importante, con una trayectoria en el Legislativo y con suficientes méritos para aspirar a la presidencia de la Corporación”.