Se enreda designación de jueza latina

Sonia Sotomayor enfrenta el malestar de un sector de la sociedad de ese país.

Mientras la senadora demócrata Dianne Feinstein, una defensora confesa del aborto, exponía la idoneidad de la nominada presidencial, uno de los presentes se levantó y gritó a voz en cuello: “¿Qué pasa con los no nacidos? ¡El aborto es asesinato!”.

La audiencia prosiguió su curso, con el vaticinado cuestionamiento de los republicanos sobre la objetividad de Sotomayor, la jueza que impidió el ascenso de 18 bomberos en 2008 porque ningún negro aprobó el examen para acceder al beneficio.

“Usted parece creer que su papel no se limita a decidir con objetividad quién gana, con base en la ley, sino quién debería ganar, en su opinión”, señaló el congresista republicano Jon Kyl.

Pero más allá del debate de si Sotomayor, una neoyorquina de 55 años, de padres puertorriqueños y quien a pesar de sus limitaciones económicas se graduó con honores de Princeton y Yale, es la indicada para acceder a la Corte Suprema de Justicia, se esconde una nueva pugna ideológica bipartidista.

Según la prensa, la primera nominada por un presidente demócrata en 15 años cambiaría una tendencia dentro del alto tribunal.

“Representa el comienzo de una nueva era de confirmaciones judiciales. Su voto, que sería similar al del retirado liberal David Souter, no cambiará el perfil conservador de la Corte, pero con la posibilidad de más retiros en los años venideros, Obama sería capaz de inclinar el equilibrio ideológico del estrado”, comentó Joan Biskupic en su columna del diario USA Today.

De ser confirmada, Sotomayor sería la primera latina en ocupar el estrado de la alta Corte estadounidense.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil

La bodega de la muerte en México