‘Uribe quiere una monarquía’

El ex magistrado y candidato presidencial Jaime Araújo advierte peligros de la reelección.

Con más de 100.000 firmas recogidas, de las 350.000 que debe completar hasta diciembre de este año para validarse como candidato independiente en las elecciones presidenciales 2010-2014, el ex magistrado Jaime Araújo trata de convencer a Colombia de que el cambio político es necesario y  que permitir una segunda reelección de Álvaro Uribe sería tan grave como tenerlo a él y a su familia para siempre en el poder.

Con vehemencia,  el ex magistrado Araújo asegura que Uribe no sólo quiere un tercer mandato, sino que “quiere un cuarto y un quinto, y si puede crear una monarquía lo hará para poner a Álvaro Primero, después Tomás Primero y a Jerónimo Primero. No hay duda de que desde el primer día él quiso quedarse un largo rato en el poder político”.

Pese a que muchos dirigentes políticos le auguran la muerte segura al referendo reeleccionista por todos los enredos jurídicos que lo han rodeado, el candidato   Araújo cree que en caso de que la iniciativa popular fracase, tiene la convicción de que  los uribistas buscarán otra forma para lograr un nuevo mandato presidencial. Su argumento es sencillo: “Los proyectos autoritarios cuando no encuentran vías legales acuden a las vías ilegales. El ejemplo concreto lo tenemos en la frontera, cuando  el presidente Alberto Fujimori dio un autogolpe de Estado para quedarse en el poder”.

En cuanto a los escándalos en torno al mandato del Presidente, así como las denuncias hechas por el ex superintendente de Notariado y Registro, Manuel Cuello Baute, sobre la entrega de notarías a cambio del apoyo a la reelección, según Jaime Araújo, deberían hacer más difícil un nuevo período de Uribe. Este  escándalo, que apenas comienza,  “demuestra   que el emperador compró el trono”, agrega Araújo, quien busca que la sociedad entienda que si una reelección concentró el poder, otra generaría un desbalance peor.

“Hay que tener claro que Cuello Baute, compadre del presidente Uribe,  como superintendente constitucionalmente ejerció funciones del Presidente de la República. Entonces  hay que creerle,  él obraba como un funcionario de máxima confianza del Jefe de Estado. La Corte debe actuar rápidamente  y abrir las investigaciones que sean necesarias. Esa realidad tiene que poner a  pensar al Congreso e impedir que se concrete el proyecto reeleccionista”.

Así, franco, directo y mordaz, Jaime Araújo quiere  dar la pelea por la Presidencia. Con Uribe  o sin Uribe,  en un escenario que se anuncia polarizado.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Partido de la U salvó la reforma política

El amargo cierre legislativo de Iván Duque