Desplazados acorralados con el virus

Las autoridades cercaron el parque Tercer Milenio para evitar que lleguen más personas.

Desde el miércoles fue acordonado el parque Tercer Milenio, donde viven a la intemperie 1.918 desplazados, para evitar que más personas se unan a su  protesta, en la que piden a las autoridades ayuda para tener vivienda y proyectos productivos, así como para facilitar los exámenes médicos que realizará la Secretaría de Salud.

La brigada pretende diagnosticar si hay algún caso del virus AH1N1 y conocer el estado general de esta población, pues muchos se quejan de diarrea, dolores musculares, amígdalas inflamadas y gripe por las bajas temperaturas que resisten cuando llega la noche o las nubes de lluvia.

Al entrar a esta especie de corral, vigilado en varias partes por la Policía, el ambiente es el de un pequeño pueblo perdido en el sur de una metrópoli:  cambuches armados con madera, cartón y plástico, venta de minutos, algunos juegos de feria y cables de luz con los que muchos pueden ver televisión y escuchar radio. De hecho, hay una zona en la que unas 20 mujeres se agrupan para lavar ropa. Se apoyan sobre tablas de madera, enjuagan con el agua que reposa en un balde y extienden las prendas en cables distribuidos por todas partes.

Mientras tanto, los niños siguen jugando a las escondidas y no les importa revolcarse en una fuente en la que ya no hay agua, sino un fétido olor a orines. Todos se están acostumbrando a este pueblo macondiano situado a  2.600 metros de altura.

Son cerca de 640 menores que están en la mira del Distrito. Por eso el Instituto de Bienestar Familiar también llegó al parque el miércoles en la mañana para apoyar las brigadas de salud y, según había determinado el secretario de Salud, Héctor Zambrano, empezar a llevarse a los pequeños con el fin de evitar un contagio de gripe A.

“Tengo un hijo de siete años. Y si llegan por él, me hago matar con tal de que no se lo lleven”, dijo una de las mujeres del lugar. El rechazo es unánime. Los desplazados no permitirán, por ahora, que se lleven a sus niños.

Diez infectados en la ciudad

Según el más reciente informe de las autoridades de salud, los casos confirmados de la nueva gripe en Bogotá ascienden a 10. Teniendo en cuenta que la capital es el lugar en el que se han presentado la mayoría de víctimas fatales de la enfermedad —cinco de los siete fallecimientos en Colombia— el Distrito pidió el miércoles al Ministerio de Educación retrasar una hora la entrada a los colegios distritales, entre los grados transición y tercero.

Al respecto, el secretario de Educación, Abel Rodríguez, dijo que espera que el Gobierno Nacional apruebe la propuesta debido a que se prevé que en agosto aumenten los casos.