El lado oscuro del viaje lunar

Cuarenta años después del alunizaje aún persisten las teorías que dicen que todo sucedió en un estudio de cine.

Mientras Neil Armstrong bajaba el último peldaño del módulo lunar Eagle, justo antes de que su voz, que había viajado miles de kilómetros de distancia, dijera: “Un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad”, el planeta entero pareció contener la respiración en frente del televisor mientras veía cómo el primer hombre posaba sus pies sobre la superficie de la Luna. Un quinto de la población de la Tierra vio desde la comodidad de su sillón el acontecimiento histórico y una proporción aún más grande se volcó a las calles al día siguiente para celebrar y comprar los periódicos en busca de información extra del recuento exacto de cómo había sido el viaje del Apollo 11 hacia lo desconocido.

Pero no todo fue gozo y regocijo. Con el pasar de los días un grupo de escépticos y amantes de las conspiraciones comenzaron a elaborar la teoría de que aquello que transmitió la pequeña caja negra fue un alunizaje hecho en un estudio de Hollywood, la película más taquillera en la historia de los medios audiovisuales.

Razones tal vez no faltaban, pues aquellos eran tiempos azarosos en que los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética parecían más una logia de espías, que administraciones abiertas al público. En los días de la Guerra Fría los complots y los engaños eran la moneda corriente del acontecer internacional.

Tal vez el primer indicador para los descreídos de que algo extraño sucedió con el alunizaje fue la bandera de los Estados Unidos que en las fotografías ondeaba majestuosa en una atmósfera sin viento. Le siguieron la correcta iluminación de los trajes y los emblemas de los astronautas que yacían bajo la sombra del Eagle en un lugar donde sólo hay una fuente de luz, el Sol. Y a estos dos se sumó el supuesto error en la proyección de las sombras de los astronautas, si se tiene en cuenta de nuevo una única fuente de iluminación.

Con los años, las teorías que desestiman la llegada de Armstrong y compañía a la Luna han cobrado una cierta fuerza dentro de la cultura popular. Documentales y blogs dan cuenta de este y otros factores sospechosos de aquella jornada del 20 de julio de 1969. Hoy en día, aproximadamente 6% de la población de Estados Unidos cree que el alunizaje fue una farsa.

Agenda lunática

El viernes, desde las 10:00 a.m. hasta las 6:00 p.m., se iniciará en la plaza principal del Planetario de Bogotá el Concurso Distrital de Cohetería Hidráulica. Los interesados en participar deberán asistir con cinta, tijeras, cartón y botellas plásticas para construir sus cohetes.

Entre las 7:00 p.m. y 9:00 p.m. se proyectarán películas relacionadas con el espacio y varios telescopios estarán dispuestos para los interesados en observar los astros (para más información, consulte www.planetariodebogota.gov.co).

La embajada de Estados Unidos, en asocio con Maloka, utilizará el cinedomo para exponer imágenes obtenidas el 20 de julio de 1969 por el Apollo 11 de la Nasa (www.maloka.org).

Temas relacionados