El vuelo fatal iraní duró 16 minutos

Tras el siniestro, 168 personas murieron.

Un avión de la compañía iraní Caspian Airlines, que cubría el trayecto entre Teherán y la capital de Armenia, Yereván, se estrelló el miércoles en la ciudad noroccidental de Qazvin con 168 pasajeros a bordo, 16 minutos después de haber despegado.

“El avión quedó totalmente destruido y los cuerpos, desafortunadamente, completamente carbonizados. Todas las personas que iban a bordo están muertas”, informó el comandante de la policía de Qazvin, Massoud Jafarinasab.

Es el tercer accidente sufrido por los aparatos que construye la empresa aeronáutica rusa Tupolev desde el año 2002. Entre los fallecidos se encontraban ocho miembros del equipo iraní de judo, dos entrenadores, un ex miembro del parlamento iraní, seis ciudadanos armenios y dos georgianos, según informaron las autoridades. Un gran número de víctimas eran de origen armenio, y al parece se dirigían a Yereván con la intención de visitar a sus familiares.

Las causas del accidente se esclarecerán en los próximos días, aunque los problemas técnicos ya se perfilan como posible motivo del siniestro. Según las autoridades, el piloto intentó hacer un aterrizaje de emergencia, pero el avión se incendió y se estrelló. De momento, las cajas negras del avión no han sido encontradas en el enorme cráter de 10 metros que dejó la aeronave al caer.