Toman medidas contra deserción escolar

En lo que va corrido de este año, la administración distrital ha entregado 26 colegios en la capital.

El jueves se dieron a conocer las nuevas medidas que la Secretaría de Educación Distrital (SED) tiene presupuestadas para combatir el grave problema de la deserción escolar que existe en la capital. Según el alcalde mayor de Bogotá, Samuel Moreno, existen por lo menos 6.300 niños y jóvenes en edad escolar que hoy no van a las escuelas y colegios. “Este es un llamado a los padres de familia para que cumplan con la obligación de garantizar a sus hijos el derecho a la educación”, dijo el mandatario.

El anuncio fue hecho en el marco de la inauguración de dos colegios. Uno de ellos ubicado en la localidad de Usme, en el barrio Vianey, con capacidad para 700 estudiantes y que cuenta con siete aulas, auditorio, sala de sistemas y enfermería. La inversión fue de $1.600 millones.

El segundo colegio, Unión Europea, está en la localidad de Ciudad Bolívar. Cuenta con 24 aulas, dos laboratorios y cuatro aulas especializadas. En la actualidad, 3.500 jóvenes estudian allí. El presupuesto utilizado para el proyecto fue de $3. 500 millones.

Este plan de acción busca vincular a los jóvenes no matriculados y aplicar procedimientos para prevenir la deserción escolar. Además, tiene previsto hacer un seguimiento exhaustivo de cada uno de los estudiantes para determinar qué tanto van a la escuela. Si el alumno falta un día, el establecimiento educativo estará en la obligación de llamar al padre de familia o representante legal para averiguar las razones y garantizar su pronto regreso al colegio.

En caso de que el joven dure más de tres días sin asistir y el acudiente no responda los llamados de la institución, se establecerán las causas de la deserción y se remitirá el caso a la Defensoría de Familia, Comisaría de Familia o ICBF. Conforme a la investigación de estas instituciones, los padres podrían llegar a perder la custodia del pequeño en última instancia, según declaró Abel Rodríguez, secretario de Educación.

En este sentido, todas las instituciones educativas están en la obligación de garantizar a cualquier menor, sin importar su condición, el acceso a un aula de clase para su formación.

Rodríguez añadió que en la actualidad existen cupos disponibles en recintos educativos, así que los padres no tienen ninguna excusa para que sus hijos no vayan a estudiar.