Palmeros en un parque nacional

Con retroexcavadoras alquiladas al Banco de Maquinaria del Gobierno, finqueros construyen diques y desecan humedales.

El pasado 18 de junio, cuando un grupo de funcionarios de Parques Nacionales llegó hasta la desembocadura del río Aracataca y el río Fundación, en la Ciénaga Grande de Santa Marta, encontraron un panorama perturbador: retroexcavadoras asentadas en los márgenes de los ríos arañaban tierra para construir diques mientras poderosas motobombas atadas a tractores sacaban agua a chorros de los humedales.

Los funcionarios ya habían recibido advertencias de la comunidad asentada en la zona sobre el proyecto que diversos finqueros, la mayoría palmicultores, habían puesto en marcha para desecar los humedales y ocupar las tierras donde hoy crecen manglares. El objetivo de la visita era comprobar si lo estaban haciendo en terrenos del Santuario de  Flora y Fauna de Ciénaga Grande, declarado como reserva de la biosfera por la Unesco en 2000 y que desde 1998 figura en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (Ramsar).

En efecto, luego de recorrer el terreno, tomar fotografías y revisar los límites del parque, los funcionarios certificaron que se trataba de una invasión al parque. “Estamos hablando de un área de aproximadamente 400 hectáreas que están siendo afectadas”, señaló una de las funcionarias de Parques Nacionales, quien explicó que al colocar los diques en las márgenes del río se impide la inundación de las áreas aledañas y se abre así la posibilidad de extender la frontera agrícola.

Según la funcionaria, la amenaza ambiental es evidente y de avanzar el proyecto se estaría causando un grave daño a la Ciénaga Grande de Santa Marta, de la que depende la subsistencia de más de 30.000 personas que pescan en sus aguas.

Dada la gravedad del asunto, se interpuso una denuncia ante la Fiscalía por tratarse de un delito ambiental. También recibieron comunicaciones de lo que está sucediendo el Incoder, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, la Policía de Santa Marta y la Sijín.

En una reunión con todas las autoridades locales se analizó la gravedad del asunto. El lunes pasado se concretó un consejo de seguridad con autoridades departamentales y se decidió una visita con la policía a la zona. “Desafortunadamente, el día que se hizo el operativo la maquinaria había sido retirada y permanecía inactiva”, relató uno de los integrantes de la comisión. Sin embargo, se levantaron actas y quedó expresamente prohibida la actividad en el lugar.

Banco de maquinaria

Uno de los aspectos que llamaron la atención de las autoridades es que la maquinaria que está siendo utilizada habría sido  contratada al Banco de Maquinaria. Este banco, administrado por Corpoica, hace parte de un proyecto del Ministerio de Agricultura que, como lo aseguró en su momento el entonces ministro Andrés Felipe Arias, se creó “con el fin de realizar actividades dirigidas a la conservación de los recursos naturales en las áreas de influencia extraprediales de estos distritos de riego”. Funcionarios de Corpoica argumentan que ellos no controlan la aplicación que se le dé a la maquinaria contratada.

Temas relacionados