En Pekín, hay un hotel tres estrellas para enfermos

En el lugar hay colombianos, británicos, chinos y españoles.

“Por favor, siga las instrucciones. Coopere con la policía”. El cartel colocado junto a la barrera, el parqueadero vacío y los dos guardias que bostezan bajo una sombrilla con la mascarilla colgándoles de las orejas dejan claro que éste no es un hotel más de los muchos que hay en Pekín. Si no fuera por las dos esculturas de leones situadas a la entrada y los caracteres chinos sobre la marquesina, casi parecería un hotel de la costa mediterránea.

Pero tras sus cristales ahumados no se alojan los habituales turistas o gente en viaje de negocios en China. El hotel Yanxiang, de tres estrellas, a medio camino entre el centro de la capital y el aeropuerto, fue habilitado por el gobierno para poner en cuarentena a los sospechosos de estar contagiados con el virus AH1N1. En el lugar hay colombianos, británicos, chinos y españoles.

“Cada día nos toman la temperatura a las nueve de la mañana y a las cuatro de la tarde con un termómetro de mercurio. La gente va con mascarilla por los pasillos, y hay guardias controlando la entrada”, explica por teléfono uno de los enfermos confinados en el hotel. Los turistas en cuarentena pasan los días en sus habitaciones, donde tienen acceso a internet y ven películas. No les permiten rondar por las zonas comunes sin tapabocas. Saldrán cuando el peligro haya pasado.

Temas relacionados