DMG ahora es un partido político

La bandera de campaña será la seguridad alimentaria con la implementación de restaurantes sociales.

En momentos en que aspirantes de todas las corrientes políticas visitan afanosamente los rincones del país tratando de que los ciudadanos los recuerden a la hora de ir a las urnas el próximo año, este sábado se inaugura la nueva sede nacional del partido Apertura Liberal, que en poco tiempo espera llamarse oficialmente Apertura Liberal DMG (por la Dignidad, la Moral y las Garantías), es decir, con el respaldo de la marca que para bien o mal  ha estado en boca de todos los colombianos.

Y más allá del nombre, Miguel Ángel Flórez, director nacional de Apertura Liberal, ex representante a la Cámara, dice que tras reunirse con David Murcia, jefe de la firma —en prisión—, llegaron a unos acuerdos políticos enfocados a “un proyecto de vida y no a un acuerdo popular”. Están dispuestos a apostarles a espacios no sólo de la Cámara y del Senado, sino de la Presidencia de la República.

Además de sus aspiraciones, sus propuestas vaticinan una intensa polémica, pues según Flórez entre sus objetivos está que en las elecciones de 2010 “se tramiten y aprueben las leyes necesarias para reabrir las empresas DMG. Vamos a regular el manejo del sistema prepago, la fidelización de clientes, el posicionamiento de marca y la comercialización de bienes productos y servicios. Esos cuatro puntos son los ejes fundamentales de las empresas DMG”.

Pero el vocero de Apertura dejó claro que  la bandera del partido será la seguridad alimentaria con la implementación de restaurantes sociales, las universidades empresariales, los acopios sociales para que el campesino regrese a la tierra y vivienda social sin intereses financieros, para que el colombiano pague sólo capital.

Esas son las propuestas, y para materializarlas el Partido le hace una “tentadora” oferta a los dirigentes regionales. Flórez asegura que en cada departamento donde DMG tenga presencia dará un renglón de la lista de Cámara. “Que ellos voten por ellos mismos y escojan democráticamente los candidatos a Cámara, Senado y, ¿por qué no?, a la Presidencia”.