Renovado optimismo

Después de un mes de corrección bajista, la semana anterior el mercado accionario internacional recuperó ese terreno perdido con resultados empresariales mejor de los esperados en la entrega de informes semestrales en EE.UU. y hasta el más pesimista analista económico, como es el profesor Nouriel Roubini, doctor en economía de Harvard y profeta de la actual crisis, ha declarado que lo peor de la crisis ya pasó y se ve luz al final del túnel.

El renovado optimismo desvalorizó al dólar globalmente y empujó al alza el precio de las materias primas, encabezadas por el petróleo, que no duró mucho por debajo de los US$60 y retomó una tendencia alcista que puede llevarlo nuevamente cerca a los US$70, favoreciendo a las compañías petroleras.

En Colombia la gran noticia fue la exitosa colocación de bonos de Ecopetrol denominados en dólares y cuyo precio de emisión fue de 99,642, logró valorizarse de forma inmediata en cerca de 3% en el mercado secundario y ofreciendo una rentabilidad del 7,3% anual en dólares. Los US$1.500 millones recaudados son la única deuda emitida por la petrolera y constituye un voto de confianza por parte de los mercados al buen futuro de la compañía, cuya acción registró uno de los mejores precios del año.

El mercado accionario local subió levemente jalonado por la acción de Ecopetrol que se valorizó casi 5% en la semana mientras sobre el resto emisores pesa la expectativa de resultados que empezarán a conocerse en la próxima semana.

La renta fija se valorizó persiguiendo el favorable resultado de inflación y el hecho de que este año se cumpla sobradamente la meta del Banco de la República en este indicador, permitiéndole bajar nuevamente, pero de forma más leve, sus tasa de referencia en lo que resta del año para impulsar la golpeada actividad industrial, que a falta de crear empleo puede empezar a resentirse por la sostenida revaluación de la tasa de cambio.

En cuanto al dólar, después de romper abajo los $2.100, es probable que busque romper los $2.000 y se refuerce su tendencia a la baja, que se definió la semana pasada con contundencia y no se revertirá hasta que no se vea nuevamente niveles superiores a los $2.080.

Temas relacionados