La voz de la Supersalud

El superintendente nacional de Salud, Mario Mejía Cardona, habla sobre el escándalo de Saludcoop que reventó la semana pasada, y que compromete a la EPS en presuntas inversiones millonarias en sectores ajenos a su competencia.

Así lo revela una investigación preliminar de la Supersalud, la cual fue rebatida por Saludcoop a través de un documento oficial, que hoy es estudiado por el ente de control.

¿Por qué se archivó la investigación sobre Saludcoop que la Supersalud realizó en 2003, cuestionando que la compañía estaba realizando inversiones diferentes a su objeto?

La verdad es que no lo sé. En ese momento había otro superintendente. Ellos tomaron esa decisión de acuerdo con la revisión de la documentación, las observaciones y las respuestas que le dio la compañía. Pero una cosa no tiene nada que ver con la otra (el informe divulgado esta semana) en la actuación de la Superintendencia.

¿Por qué se revive ahora? ¿Hace cuánto tiempo estaba realizando usted este informe?

Yo no venía con ningún proceso de Saludcoop. Lo que hubo fue una visita rutinaria de la Superintendencia en la que hicimos una valoración de los estados financieros y la documentación. Se encontraron algunas cosas, esos hallazgos fueron remitidos a la EPS, ellos respondieron y estamos valorando esa respuesta.

¿Por qué medio se divulgan los resultados de estos estudios y por qué en este caso los reveló un medio de comunicación?

La verdad ignoro lo que sucedió con ese informe. Lo que oficialmente hace la Superintendencia es que una vez se hayan agotado todos los trámites respectivos, convocamos a una rueda de prensa y comunicamos a los medios sobre las decisiones.

¿Qué sigue en este caso?

Saludcoop tenía cerca de diez días hábiles para pronunciarse. Ya contestó. Ese informe lo estamos revisando. La Superintendencia no tiene un plazo específico para pronunciarse, pero esperamos que sea rápido.

¿Qué otras EPS están investigando?

La Superintendencia tiene unas actuaciones rutinarias de valoración de las EPS que están combinadas entre visitas, revisión y evaluación de la información que las EPS remiten. Aquí no se escoge al azar, se procura que se cubra todo el universo. La vigilancia no se hace porque las EPS estén cuestionadas. La vigilancia se hace porque es nuestro oficio.

¿Qué pasa con las EPS que no cumplen con las reglas del juego?

Tenemos varias herramientas. Podemos dar la orden de corregir la situación y multar. Otro camino es intervenir la EPS para cambiar la administración o para liquidarla.

últimas noticias