Maloka se defiende

Continúa estudio por muerte de menor.

Después de que el niño Diego Andrés Polanía Sánchez falleciera el pasado domingo en Maloka, mientras montaba en un giroscopio, el centro interactivo insiste en que no se desconfíe de su seguridad, pues cumplió a cabalidad con todos los protocolos normativos y técnicos establecidos para su funcionamiento. “Necesitamos que la gente confíe en Maloka. Somos una organización seria y no sólo estamos a cargo de un centro interactivo, sino de múltiples programas que buscan acercar a las personas a la ciencia y tecnología”, declaró Sigrid Falla, subdirectora de investigación y desarrollo de Maloka.

Falla también aclaró que este lugar no es un parque de atracciones mecánicas y que siempre se cuenta con el apoyo de un operario para cada elemento interactivo. “Estos días se han tejido muchas especulaciones. Esto se convirtió en un teléfono roto”, dijo.

 La secretaria de Gobierno, Clara López Obregón, resaltó que Maloka es una de las entidades con mayor prestigio y seguridad de la ciudad, pero que en caso de que los resultados de las investigaciones la responsabilice, será sancionada.

Por el momento, la Sijín no ha dado el veredicto sobre la responsabilidad del centro interactivo. Éste volvió a abrir sus puertas al público un día después de los hechos. La versión del Centro Regulador de Urgencias del Distrito indica que el menor se resbaló mientras era bajado del aparato, cayó a menos de un metro sobre la plataforma y recibió un trauma en el cráneo y en la columna que le causó la muerte. Diego Polanía fue velado ayer en la funeraria Los Olivos, de Palermo.