Violación a niñas desbordó límites

Los delitos prendieron las alarmas entre las autoridades. El Distrito declaró la alerta sanitaria en el parque Tercer Milenio.

Los dos casos de violación a menores en el parque Tercer Milenio —en el que viven desde hace cuatro meses cerca de 700 familias desplazadas—, dados a conocer ampliamente este miércoles por los medios de comunicación son, sin duda, apenas la punta del iceberg del drama que padecen los desarraigados, sin muchos dolientes entre las autoridades estatales.

Las condiciones en el lugar, luego de tantas semanas de una convivencia casi insostenible, en medio de todo tipo de carencias y miserias, van cuesta abajo: los baños públicos son insuficientes, las enfermedades están a la orden del día y los ánimos cada vez más caldeados. “Puede haber muertos, pero de aquí nos vamos hasta que nos solucionen”, dice Julián Arboleda, uno de los líderes de la protesta.

Por su parte, el alcalde Samuel Moreno volvió a afirmar que las peticiones de proyectos productivos y vivienda digna, entre otros, “son irrealizables” y que para brindar ayuda espera la colaboración del Gobierno Nacional.

En esta especie de pueblo pequeño dentro de la gran capital, rodeado de mallas verdes y de la Policía —digno de una novela de José Saramago— a las ya tradicionales riñas y robos  cometidos a diario se le suman dos supuestos casos de violación a menores .

El primero de los hechos fue revelado por la secretaria de Gobierno, Clara López, quien aseguró que uno de los habitantes del parque habría abusado sexualmente de una niña de 14 años, también residente en ese sitio. Aparentemente se trataría de un desmovilizado de un grupo armado ilegal que ya está siendo judicializado.

El segundo suceso generó gran revuelo entre los desplazados y las autoridades. El delito habría sido cometido por seis auxiliares de la Policía, integrantes de la banda de música de la institución, quienes grabaron con un celular un video de aproximadamente tres minutos en el que se ve el momento en el que violan a una menor desplazada de 13 años.

Las imágenes del hecho llegaron el pasado viernes a las manos del comandante de la Policía Metropolitana, coronel César Augusto Pinzón, quien inmediatamente ordenó capturar a los uniformados. Uno de ellos confesó haber tenido relaciones con la niña en una de las carpas del parque. Asimismo, el coronel Pinzón aseguró que un subintendente también es investigado.

El Espectador logró hablar con la hermana mayor de la niña supuestamente violada, que el miércoles mismo fue puesta en custodia de la Policía de Infancia y Adolescencia. Se trata de una menor de 14 años, quien contó que su familia —conformada por la madre y tres hermanos— llegó al refugio el pasado 16 de mayo proveniente de Líbano, Tolima.

Entre tanto, el Comité Distrital de Emergencias y Atención al virus pandémico AH1N1 declaró la alerta sanitaria en el parque, lo que significa que quienes presenten enfermedades deberán ser remitidos a centros hospitalarios para brindarles atención médica.