Ayleen Mujica, una cubana con sabor colombiano

La actriz, reconocida por ‘Sin senos no hay paraíso’, habla de sus proyectos con Telemundo.

Como si fuera una premonición, mientras caminaba por los pasillos de Televisa, Florinda Meza, la compañera inseparable de Chespirito, se interpuso en el camino de una joven rubia de rostro anónimo y acento cubano que visitaba por primera vez el país azteca y que nunca había hecho televisión. “Me preguntó qué hacía allí, cómo me llamaba y me dijo que quería que fuera la protagonista de su novela”, cuenta Ayleen Mujica.

Esta mujer apasionada y amante de la vida, como ella misma se describe, desde los 8 años estudió ballet clásico, piano, violín y artes plásticas en La Habana. Después decidió que su verdadero amor era el cine y el teatro, lo que la llevó a México para convertirse en una de las actrices más reconocidas del mundo hispano.

“Al principio consideraba la televisión como un arte menor y lo menospreciaba, me negaba a actuar en ella porque me parecía que era algo burdo y no me gustaba, pero cuando Florinda me propuso actuar para ella no me pude resistir y ahora me encanta lo que hago”, comenta entre risas.

Desde hace tres meses Ayleen se encuentra radicada en Bogotá, “me siento como pez en el agua, me encanta este país, su variedad de colores, sus matices y, sobre todo, su gente, pues tiene una gran capacidad de entrega. Vine a conquistar Colombia, pero Colombia me conquistó a mí”.

El motivo por el que la cubana, actriz exclusiva de Telemundo, vive temporalmente en nuestro país es Niños ricos, padres pobres, un nuevo proyecto que produce RTI, grabado en su totalidad en alta definición en Bogotá.

Esta novela, que se estrenará próximamente en televisión nacional, se caracteriza por tratar temas que sirven como espejo para denunciar los problemas de todas las esferas de la sociedad. Además, su elenco cuenta con nombres como los de Carmen Villalobos, Fabiola Campomanes, Johanna Bahamón, Juan Pablo Shuk, Geraldine Zivic, entre otros.

Mujica lo define como un proyecto muy atrevido, que con la dirección de Juan Felipe Salamanca muestra cómo jóvenes, pertenecientes a familias muy adineradas, viven una realidad solitaria que los lleva a caer en las drogas y el alcohol.

En esta historia, que ya se estrenó en los Estados Unidos, Ayleen interpreta a Verónica Ríos de la Torre, la villana, una mujer amargada y conflictiva a cuya pareja no ama y con la  que tiene un hijo homosexual.

“Me gusta hacer de villana porque este tipo de papeles siempre me divierten. Creo que soy una mujer noble y sincera, y tener la posibilidad de interpretar algo que no soy y que no tiene nada que ver conmigo es un reto que realmente disfruto”, afirma.

Pero llegar hasta este punto también ha representado muchos sacrificios para la actriz, quien tiene dos hijos, a quienes no les puede dedicar el tiempo que quisiera, pues su trabajo la obliga a estar lejos de ellos y de su casa.

Otras de las pasiones de esta hermosa mujer son la música y la composición, facetas que quiere retomar para sacar un segundo trabajo discográfico al mercado en los próximos meses.

“Creo que en la música todo está inventado, porque es una forma de que el ser humano encuentre una inspiración todos los días y quiero hacer eso, tener esa posibilidad de generar cosas en los demás por medio de mi voz y de la actuación”, concluye.