Las dietas y sus mitos

Los cuatro programas alimentarios más populares del mundo permiten perder kilos rápidamente, pero a costa de la buena salud.

Comer al estilo Atkins

La dieta de Atkins es una de las más populares para bajar de peso rápidamente. Fue creada en 1972 por el médico estadounidense Robert Atkins y desde entonces es considerado uno de los métodos para adelgazar más revolucionarios del mercado, debido a que permite comer lo que la mayoría de las dietas prohíben: proteínas y grasas.

El 90% de esta dieta se basa en el consumo de carnes rojas, embutidos, quesos, huevos, mariscos, aceites, mayonesas, yogures y ensaladas, pero deben limitarse las harinas, los azúcares, la leche, las frutas, las verduras y las legumbres.

Aunque es uno de los regímenes alimentarios más fáciles de seguir, al ser una dieta rica en grasas favorece el aumento del colesterol y una alta concentración del ácido úrico. Asimismo, la restricción de cereales, verduras y frutas la hacen pobre en vitaminas, minerales y antioxidantes. Si se hace  sin control médico causa enfermedades.

Con licencia para comer

La cronodieta es uno de los regímenes de alimentación más fáciles de seguir, pues permite comer de todo. Lo importante es la hora en la que se ingieren los alimentos.

La verduras, por ejemplo, pueden comerse en cualquier momento del día, mientras que los carbohidratos y harinas sólo por la mañana, las proteínas especialmente en la noche y a partir de las cinco de la tarde está prohibido cualquier tipo de fruta.

La razón es que debemos alimentarnos de acuerdo con la intensidad de nuestras actividades durante el día, por eso en la noche es cuando se debe comer más ligero.

Aunque es una dieta que hasta ahora se encuentra en una fase de experimentación, ha cautivado cientos de seguidores alrededor del mundo.

Con sabor a té

El té es conocido por los beneficios que tiene sobre la salud, como prevenir la artritis, reducir el riesgo cardiovascular y disminuir los niveles de azúcar y colesterol en la sangre. Aprovechando estas propiedades, Mark Ukra, uno de los mayores promotores del movimiento a favor del consumo de esta bebida en el mundo, diseñó la dieta del té.

Este método para adelgazar y acelerar el metabolismo consiste en tomar té a lo largo de todo el día para reducir el apetito. También se recomienda comer alimentos bajos en grasa que pueden prepararse utilizando como ingrediente principal esta bebida.

Sin embargo, muchos nutricionistas la critican porque a pesar de que permite notar resultados en tan sólo cuestión de semanas, es una dieta rápida que no promete resultados luego de suspenderse, es decir, que generalmente la persona vuelve a recuperar el peso perdido tan pronto la deja.

Adelgazar en 15 días

El cardiólogo norteamericano Hernan Tarnower inventó una dieta muy estricta que permite bajar hasta diez kilos en sólo dos semanas.

Únicamente puede realizarse durante este período, o de lo contrario la persona podría sufrir complicaciones de salud, debido a que es desequilibrada y restringe  grupos de alimentos.

Para empezar, sólo se puede beber café, té o soda, y entre comidas se debe comer zanahoria o apio. El desayuno consiste en media porción de fruta y una rebanada de pan, y la comida y el almuerzo son con pollo o carne magra y verduras.

Aunque promete resultados sorprendentes y en poco tiempo, es deficiente en proteínas y vitaminas, y al suspenderse se recuperan los kilos tan rápido como se perdieron.

Temas relacionados