Un problema geopolítico muy serio

El ex secretario del Convenio Andrés Bello, Francisco Huerta, habla sobre los últimos hechos en la crisis binacional entre Colombia y Ecuador.

En medio de la tensión creada por la aparición del video del Mono Jojoy, en el que se menciona el aporte financiero de las Farc a la campaña de Rafael Correa, el presidente ecuatoriano le pidió el jueves a la organización guerrillera que “diga si el video es real o no”, y rechazó públicamente sus métodos de lucha.

Esclarecer los vínculos entre sus funcionarios y las Farc se ha vuelto un discurso recurrente para Correa. Y por eso creó en marzo de 2009 la Comisión de Angostura, un grupo de cinco representantes de la sociedad civil coordinado por Francisco Huerta, ex secretario del Convenio Andrés Bello. El Espectador habló con él.

¿Qué ha hecho la Comisión en estos meses de trabajo?

Hemos analizado toda la serie de documentos, libros y declaraciones en Ecuador y Colombia para cumplir con nuestro mandato: clarificar las circunstancias sobre el bombardeo de Angostura (al campamento de Raúl Reyes en Ecuador) e investigar las denuncias sobre los vínculos entre funcionarios de la administración y las Farc.

¿A qué fuentes han accedido?

A todas. Hemos visitado campamentos militares, entrevistado oficiales y tropas que estuvieron en Angostura, a funcionarios judiciales y a la población civil.

Sus compañeros dicen que Colombia les niega información...

La Cancillería ecuatoriana recibió una nota donde se señala con toda claridad que mientras las relaciones estén rotas, no se proveerá ninguna información.

¿Han podido entrevistar a ex guerrilleros?

No. Pero si existe la posibilidad de hacerlo, tendremos que hacerlo, es parte de nuestro trabajo.

¿A cuáles miembros o ex miembros del gobierno del presidente Correa investigan?

Nos hemos reunido con el ex ministro Gustavo Larrea, con el ex secretario Ignacio Chauvín, el embajador actual en Venezuela, el general René Vargas Pazzo, y la diputada María Augusta Calle. También investigamos todos los colaterales que se vienen derivando.

¿Como cuáles?

Como la presencia de elementos colombianos en Ecuador, que sobrepasan con amplitud la frontera norte y llegan a vinculaciones hasta el interior del país. Hay un problema serio de carácter geopolítico que no puede ser mirado sólo con la curiosidad de si hay vínculos o no (entre el Gobierno y las Farc).


Usted quiere decir que hay un nivel de penetración de las Farc muy por encima de lo señalado en la frontera norte ecuatoriana...

Quiero decir que hay un grave problema de seguridad. Porque no se trata sólo de las Farc, sino de paramilitares. Nosotros tenemos la constancia de la presencia de las ‘Águilas Negras’ en la provincia de Esmeraldas, con todas sus consecuencias: secuestros, vacunas, etcétera. La política de Colombia y Ecuador de no hacer presencia permanente en la frontera permitió la penetración.

Y ante esto, la pelea colombo-ecuatoriana termina favoreciendo a las Farc...

Y a todo el mundo ilícito. La violencia tiene beneficiarios. Y eso es claro. La ruptura sólo beneficia a aquellos a los que debería perjudicar la relación.

¿Ya vio el video completo del ‘Mono Jojoy’?

No, sólo lo que muestran los medios.

¿Qué opinión le merece?

Lo tomamos con seriedad, pero con prudencia.

¿Su Comisión sólo investigará o hará recomendaciones?

No fue nuestro mandato, pero es nuestra obligación. Mientras todos los discursos recuerdan a don Simón (Bolívar) —que debe estarse revolcando en su tumba ante como se ven sus doctrinas a la fecha—, nosotros estamos, a través de la diplomacia del micrófono, añadiendo constantemente elementos para que esta herida siga con sal.

¿Cómo cree que afectará su informe las relaciones binacionales?

Podemos hacer recomendaciones a favor de la integración. La claridad de los informes hará posible que se resanen las heridas. Pero las cosas se complican, vea usted las últimas declaraciones del presidente Chávez frente a las bases estadounidenses. ¡Todo el discurso integracionista se nos cae por su propia base!

¿No le parece que la petición a la Interpol, relacionada con el ex ministro Juan Manuel Santos, profundiza la crisis?

Por supuesto, tanto como las declaraciones del ex ministro.

Correa amenaza a la CAN

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, defendió el jueves el impuesto que su país quiere aplicarles a 1.600 productos colombianos debido, argumenta, a la devaluación del peso colombiano. Correa se refirió a la medida como ‘justa’ y ‘correcta’, y aseguró que si la Comunidad Andina de Naciones no autoriza la salvaguardia, abandonará el ya debilitado proyecto de integración.

Temas relacionados