Cuba, tres años sin Fidel al frente

Tres años después de asumir la presidencia, el régimen con Raúl Castro continúa firme en las directrices de su antiguo líder.

“Las amas de casa evitan sumergirse en la pegajosa atmósfera de las tiendas en pesos convertibles; quienes querían hacer un depósito bancario escapan después de media hora del interior de la sucursal sin ventanas; las cafeterías ven disminuir sus ventas y en los cines uno no sabe si gritar por el monstruo que quiere devorar al protagonista o por el insoportable calor”. Así narraba la filóloga cubana Yoani Sánchez en su blog el panorama que rodea la vida de los cubanos.

Ahorro o muerte. Este es el eslogan acuñado por el hasta hace poco presidente del Banco Central de Cuba, Francisco Soberón,  para designar el plan de ahorro que el gobierno de Raúl Castro ha puesto en marcha. A apenas a un día de que se celebre el 56 aniversario del asalto al cuartel de Moncada y el tercer aniversario de la última aparición pública del ex presidente cubano Fidel Castro, la crisis económica azota a la isla y a sus habitantes.

El plan, que lleva en funcionamiento un mes, incluye la limitación en el uso de aparatos de aire acondicionado a cinco horas diarias, el apagado de los refrigeradores dos horas cada día, la reducción de productos como los fríjoles y la sal de la cartilla de racionamiento, así como la frecuencia del transporte público.

La magnitud de la crisis cubana llevó incluso a que el diario Granma hablase en términos de “hipoteca” para referirse al estado en el que quedaría la isla en caso de continuar gastando más de lo que su capacidad le permite. Y es que frente al 22% de las exportaciones, Cuba importa 78% de las materias y servicios necesarios, lo que dificulta el equilibrio del comercio exterior.

El debate acerca del liderazgo de Raúl Castro está servido. Tres años después de asumir la presidencia, el régimen continúa firme en las directrices de su antiguo líder e incluso hay quienes hablan de un gobierno “bicéfalo” en el que la última palabra la tendría Fidel Castro. Las iniciales pretensiones del hermano de Fidel, que apuntaban a una mayor liberalización del régimen y de la vida de los cubanos , no han llegado a buen puerto. Con un salario medio de 400 pesos cubanos (45.000 pesos colombianos) mensuales de los habitantes de la isla no vislumbran un futuro esperanzador.

Temas relacionados