Barequeros sin oficio

Un grupo de mineros artesanales del nordeste antioqueño demandaron a EPM.

Desde la década de los 80, en Antioquia existe una gran expectativa por el desarrollo del megaproyecto hidroeléctrico Porce III. Será la central más grande del sistema de generación de energía de las Empresas Públicas de Medellín (EPM), organización que minuciosamente ha rastreado y respaldado las gestiones que en unos años se consolidarán en esta monumental construcción. La ejecución de la obra, sin embargo, le ha traído como consecuencia a EPM decenas de demandas que hoy cursan en los juzgados administrativos de Medellín.

La hidroeléctrica Porce III está siendo erigida en la jurisdicción de cuatro municipios del nordeste antioqueño: Amalfi, Guadalupe, Gómez Plata y Anorí. Estas localidades, durante más de 40 años se han caracterizado por actividades artesanales de minería y de éstas dependía la mayoría de la población, conocidos como los barequeros (aquellos que lavan arenas de los ríos y separan de éstas los metales preciosos). Por eso, cuando EPM comenzó la ejecución de la obra, se convino que la empresa hiciera un censo para saber cuántas personas tendrían que ser indemnizadas, porque a partir de 2005, por instrucción de la misma EPM, los habitantes tuvieron que abandonar esa actividad.

Ahí comenzaron los problemas. EPM hizo un censo de los mineros, pero cientos de lugareños no accedieron a tal censo y aunque posteriormente entregaron documentos que probaban su arraigo, pocas de estas solicitudes fueron admitidas. EPM había establecido que la utilidad mensual de los barequeros, para el año 2004 era de $1’000.000, y con base en esa cifra se determinaron las compensaciones. Pero quienes no fueron reconocidos en el censo se quedaron también sin la indemnización.

En los procesos entablados, los barequeros aspiran a una reparación directa por parte de EPM. Reclaman que, al tener que dejar de lado su trabajo perdieron su fuente de ingresos, por lo que su calidad de vida está en serio peligro. Y aunque saben que EPM ha obtenido todas las licencias necesarias para el desarrollo de este megaproyecto, es un hecho que el cauce del río Porce será desviado y que el único oficio que aprendieron para subsistir, en poco tiempo no les servirá de nada.

Temas relacionados