Adiós a las gotas para los ojos

Lentes de contacto con medicamentos, la nueva solución para problemas oculares.

Científicos de la Escuela de Medicina de Harvard, en Estados Unidos, han desarrollado un tipo de lentes de contacto que guardan medicamentos en su interior para liberarlos periódicamente en el ojo. De acuerdo con los investigadores, este producto es una forma segura y eficiente de combatir varias enfermedades o infecciones en personas que deben usar a diario gotas para controlar ciertas condiciones, como resequedad en los ojos o glaucoma, por ejemplo. El problema reside en la forma de aplicación de los medicamentos.

El 90% de las medicinas disponibles para tratar problemas en los ojos viene en forma de gotas. Se estima que sólo entre el 1 y el 7% de la medicación que es administrada por esta vía es efectivamente absorbida por estos órganos.

Además de esto, muchas personas que deben emplear gotas frecuentemente no lo hacen por diversas razones; se calcula que casi el 60% de los pacientes con glaucoma regularmente no hacen uso de estas, por más que esta enfermedad, de no ser tratada adecuadamente, puede resultar en la pérdida de la visión.

Según el doctor Daniel Kohane, uno de los líderes de la investigación, estos lentes, que aún están en etapa de pruebas en el laboratorio (y que comenzarán a ser ensayados en humanos en un año), permiten liberar una gran cantidad de medicamento durante largos períodos de tiempo. Y es en este punto donde, en palabras de Kohane, este nuevo desarrollo supera a los demás debido a que “otros prototipos de lentes con medicamentos tenían uno de dos problemas: no entregaban la suficiente cantidad de droga al ojo o lo hacían por pocos días”.

Los lentes pueden liberar medicamentos a una tasa constante durante 30 días, lo que permitió que, en el transcurso de las pruebas, estos dispositivos hayan podido controlar efectivamente el crecimiento de una bacteria común en infecciones en los ojos mediante la administración de ciprofloxacin, una droga utilizada frecuentemente para combatir este tipo de padecimientos.

Para lograr un ritmo estable, además de la administración de una gran dosis de medicamentos, los investigadores insertaron la droga en la mitad del lente, “de la misma forma que el pan recubre el interior de un sándwich”, explicó Kohane. Debido a la forma como es introducida la carga de medicina en el lente, ésta no interfiere con la visión del paciente. “No sabemos por qué nadie más lo había intentado de esta forma. Es tan sólo una cuestión de tiempo para que logremos producir lentes de alta calidad para uso en personas”, añadió el científico.

Temas relacionados