El canciller israelí llega este martes a Colombia

Con fuertes señalamientos a Irán, Avigdor Lieberman busca fortalecer la presencia de su país en la región.

Enfundado en trajes de color oscuro que combina con camisas azules, acompañado de empresarios que buscan invertir en la agricultura, las comunicaciones y la tecnología de avanzada, y con una agresiva agenda de temas comunes, llegó la semana pasada el canciller israelí, Avigdor Lieberman, a Suramérica.

La primera escala del viaje fue en Brasilia, donde conversó con el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, sobre la posibilidad de aumentar los US$1.600 millones de comercio binacional que se registraron el año pasado, al igual que la cooperación de ambos países en diversas áreas.

“Este viaje demuestra que Israel quiere ser más activo en Suramérica”, comentó Lieberman, quien también hizo una advertencia, algo que dejó muy claro, que la verdadera razón de su visita (la primera de un canciller hebreo tras 14 años de ausencia) es contrarrestar los lazos diplomáticos que el gobierno iraní ha establecido en tiempos recientes con la región.

“Irán es el mayor patrocinador mundial del terrorismo”, aseguró en Buenos Aires después de felicitar a Alberto Nisman, fiscal general argentino, por su investigación del atentado al fondo mutual judío AMIA, en 1994, que dejó 86 muertos, y animarlo en su esfuerzo de arrestar, vía Interpol, a los principales implicados, algunos de identidad iraní.

Según el Ministerio de Exteriores israelí, los oscuros brazos de Teherán se encuentran presentes en este lado del mundo. “Hizbulá, Hamas y la Jihad islámica. Estas organizaciones terroristas son patrocinadas por Irán, que les da entrenamiento, ayuda económica y refugio para sus líderes”, explicó Dorit Shavit, a cargo de los asuntos latinoamericanos, en diálogo con The Miami Herald.

Su dependencia señaló al grupo libanés Hizbulá como el más activo en la región, con presencia en México, la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay, al igual que en la Isla Margarita (Venezuela) y el departamento colombiano de La Guajira.

Pero la gira de Lieberman por Suramérica también persigue un objetivo político: demostrar que aún puede manejar los temas internacionales de su país. Sus declaraciones contra el mundo árabe, en especial con Irán, y el apoyo irrestricto a la ocupación de los territorios palestinos, le han valido la censura de países como Egipto. De hecho, las relaciones con EE.UU. están a cargo del Ehud Barak, ministro de Defensa, y Benjamin Netanyahu, primer ministro.

La opinión pública tampoco acompaña al canciller: según una encuesta del diario Haaretz, el 70% de los israelíes prefiere a su antecesora Tzipi Livni; tampoco lo ha ayudado la investigación de la policía en su contra por lavado de dinero, abuso de confianza y sospecha de soborno.

La agenda israelí en Colombia

La llegada al país del canciller israelí, Avigdor Lieberman, se produce en el marco de la celebración de los 60 años de relaciones binacionales. El objetivo en esta visita de dos días es fortalecer la cooperación entre ambos gobiernos con la firma de varios convenios, entre ellos para establecer las consultas bilaterales y fomentar la investigación, el desarrollo y el turismo.

Además, en sus reuniones con el presidente Álvaro Uribe, el canciller Jorge Bermúdez, el nuevo ministro de Defensa, Gabriel Silva, y otros altos funcionarios, Lieberman buscará impulsar la balanza comercial entre ambos Estados, al igual que la cooperación en temas agrícolas.

Temas relacionados