Piden reformas para gasto militar

La mayoría de los participantes en un debate coincidió en que el Impuesto al Patrimonio no es la solución para la financiación.

El tema de una reforma tributaria estructural fue el eje del debate sobre la financiación del gasto militar que se realizó el lunes en Bogotá, con la participación de Marta Lucía Ramírez, ex ministra de Defensa; Manuel José Bonnet, ex comandante de las Fuerzas Militares; Sergio Clavijo, presidente de ANIF; Juan Camilo Restrepo, ex ministro de Hacienda, y Guillermo Perry, investigador de Fedesarrollo.

Los conferencistas dijeron que el Impuesto al Patrimonio no es la solución para garantizar la seguridad y el gasto militar del país. “¿Las necesidades estructurales se van a financiar con impuestos temporales?”, se preguntó el ex ministro de Hacienda Guillermo Perry, quien agregó: “El problema que tenemos es la financiación general del Estado, no sólo del Ministerio de Defensa”.

También aseguraron que lo que el país requiere es una reforma estructural de fondo que, por ejemplo, elimine las exenciones tributarias y la cantidad de tarifas de IVA que hoy se pagan. Esta reestructuración, afirmaron, le debe corresponder al gobierno que inicie su gestión el próximo año.

Para Sergio Clavijo, los faltantes presupuestales más importantes son ajenos al gasto militar. “Están en salud (cerca del 2% del PIB), pensiones (cerca del 0,5% del PIB) e infraestructura, mientras que el de guerra es de 0,1% del PIB”.

El analista sostuvo que el Gobierno no escuchó a los gremios, al sector privado ni a la academia, que en un reciente encuentro en el Palacio de Nariño le sustentaron los reparos que tenían sobre el proyecto de reforma tributaria que el Ejecutivo radicó ante el Congreso el pasado 20 de julio.

Manuel José Bonnet llevó una iniciativa a la mesa del debate. “Propongo una idea de fondo, que no es de impuestos coyunturales, sino mediante una ley de defensa y seguridad nacional que contenga una reforma constitucional y que toque las transferencias y las regalías, porque ese es el desangre y la podredumbre que tiene Colombia”.

La ex ministra de Defensa Marta Lucía Ramírez apoyó la idea de la reforma a las transferencias y regalías, añadiendo que parte de esos dineros se debería destinar al componente militar y a ciencia, tecnología e innovación.

Para los participantes, la iniciativa del Gobierno de prorrogar a partir de 2011 el cobro del Impuesto al Patrimonio es antitécnica e inconveniente.

Restrepo afirmó que el Ejecutivo tiene la posibilidad de obtener los $1,3 billones anuales que pretende recaudar con el gravamen al patrimonio, eliminando exenciones tributarias como las zonas francas.

“Además, entre el 25% y el 30% de lo que se ha recaudado en Impuesto al Patrimonio lo han asumido las empresas municipales de servicios públicos, lo que significa que lo terminan pagando los ciudadanos de a pie. Tal es el caso de las Empresas Públicas de Medellín, que pagó más en Impuesto al Patrimonio que en las transferencias que le debe girar al municipio de Medellín”, adujo Restrepo.

Los conferencistas concluyeron que Colombia debe resolver es la financiación del Estado como conjunto, y no sólo la de seguridad y gasto militar, y para esto requiere realizar una reforma tributaria estructural, mediante la cual a partir de la clase media se paguen impuestos.

 

últimas noticias

Proveedores de internet, más transparentes

Siguen cayendo las licencias de construcción