‘No financiamos a Correa’: Farc

Congresistas calificaron a los subversivos como un grupo terrorista sin credibilidad ante la comunidad internacional.

Un comunicado de cinco puntos, en el que las Farc negaron haber entregado dinero para financiar la campaña del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y acusaron a los gobiernos de Colombia y Estados Unidos de lanzar “una cortina de humo” para agredir al mandatario del vecino país, volvió a encender los ánimos del ya alborotado vecindario latinoamericano. Según el comunicado, el video en el que el jefe guerrillero Mono Jojoy dice que le entregaron US$300 mil a Correa fue manipulado “sacando de su contexto el documento. Negamos haber entregado dinero a ninguna campaña electoral de ningún país vecino”.

A través de su ministro de Defensa, Javier Ponce, Ecuador calificó el comunicado de las Farc como un “documento importante”, pues desestimaría que la guerrilla aportó dineros a la campaña de Correa. Sin embargo, para el gobierno Uribe los hechos son tozudos y ratifican el contubernio entre el grupo ilegal y el gobierno del vecino país. Desde que estalló el escándalo del video, hace 10 días, las relaciones entre Quito y Bogotá están fracturadas y la diplomacia fue relegada por una lluvia de acusaciones mutuas que no cesan. Precisamente, el domingo pasado el presidente Correa les pidió a las Farc que públicamente reconocieran si el video era real o no.

En varios correos incautados en el computador de Raúl Reyes, las Farc mencionan conversaciones con emisarios del presidente Correa, como el ex ministro Gustavo Larrea o el ex subsecretario José Chauvín, para adelantar acuerdos con la guerrilla. Así lo ha ratificado el propio fiscal Mario Iguarán. El video del Mono Jojoy, incautado en marzo de este año por agentes de la Policía, ya está en poder del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y de otras autoridades internacionales que lo verifican.

En el comunicado divulgado por las Farc se critica, además, la instalación de bases militares de EE.UU. en el país, hecho que calificaron como una “nueva etapa de la invasión norteamericana”. Pero el embajador de ese país en Colombia, William Brownfield, manifestó que el acuerdo se da en el contexto de colaboración del Plan Colombia. “Represento a un gobierno que ha contribuido con US$7 mil millones a Colombia y que es el mayor socio comercial del país. Algunos otros que ni nombro han cerrado sus fronteras y han aplicado sanciones comerciales a Colombia, y me parece extraño que yo esté defendiendo las conversaciones de mi gobierno en contra de las sugerencias de otros”.

Por su parte, varios congresistas colombianos rechazaron el comunicado de la guerrilla. El senador Samuel Arrieta señaló: “Me parecen muy cínicas las Farc, porque en el video uno de los miembros del Secretariado, el Mono Jojoy, asegura que se hizo un aporte a la campaña de Correa. No creo que las Farc puedan salir olímpicamente a decir que aquí se ha adulterado una prueba de esa magnitud”. El representante Simón Gaviria añadió que “las Farc son una organización terrorista sin ningún tipo de credibilidad frente a la opinión pública o la comunidad internacional”. Sin duda, este nuevo escenario complica aún más las relaciones en el vecindario.

Temas relacionados