Desplazados exigen garantías para negociar

Mientras avanzan las conversaciones, en Kennedy interponen una tutela para desalojar a otro grupo.

Luego de un receso de 24 horas, solicitado por los representantes del Gobierno, ayer se reanudaron los diálogos en la mesa de concertación entre las administraciones local y nacional, y los casi dos mil desplazados que se alojan en el parque Tercer Milenio desde hace cuatro meses, que exigen vivienda integral, proyectos productivos y seguridad para desocupar el lugar.

De esa manera se cumplió el quinto día de los diálogos que se llevan a cabo con la mediación de Acnur (Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados) y la Iglesia católica. Durante la jornada los líderes de la protesta hablaron acerca de la necesidad de contar con algunos organismos garantes que verifiquen el cumplimiento de lo que acuerde.

Según los representantes de los desplazados,  el Gobierno les ha incumplido en varias ocasiones.

De otro lado, los líderes les piden a las autoridades aclarar el plazo que se estableció para que en la mesa de concertación se llegue a un consenso, ya que de acuerdo con versiones de prensa la negociación sólo se realizaría durante cinco días. Sin embargo, los desplazados dijeron que en principio las partes involucradas convinieron ocho días de conversaciones. Hasta el momento, apenas se ha podido debatir el primero de los cinco puntos planteados. En ese sentido, el Gobierno ofreció a los desplazados recursos para sostenerse por seis meses —arriendo y alimentos—.

Por otra parte, el problema del desplazamiento forzado también toca al barrio Carvajal, en la localidad de Kennedy. Los vecinos interpusieron una tutela buscando que las autoridades desalojen a 220 desplazados que desde hace casi seis meses ocupan sus calles y zonas verdes. Los residentes se quejan de malos olores y desatención sanitaria, y los desarraigados, de su drama. La tutela fue la última carta que se jugaron los vecinos luego de varios intentos infructuosos de negociación.