Se necesita un mediador entre Colombia y Venezuela

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos ofrece sus buenos oficios.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, anunció su disposición a mediar para el mejoramiento de las relaciones entre Colombia y Venezuela, tras el retiro del embajador de Caracas en Bogotá por parte del presidente Hugo Chávez y sus advertencias de romper las relaciones comerciales y expropiar a las empresas colombianas.

“Mi llamado es a que esos planteamientos no se ejecuten y que se elija el camino del diálogo (...) Nosotros estamos dispuestos, por cierto, a ejercer nuestros buenos oficios si se nos pide”, dijo Insulza en el marco de la Cumbre de Tuxtla, que se lleva a cabo en la ciudad de Tamarindo (Costa Rica), en la que participan los mandatarios de Centroamérica y de Colombia.

Insulza le hizo un llamado al presidente Chávez para que no aplique medidas contra Colombia y recurra al diálogo para resolver las diferencias, al tiempo que lamentó el hecho de que en Latinoamérica “al menor problema, se retiran los embajadores” y aseguró que aún no ha conversado con el presidente Uribe, presente en Costa Rica, acerca de este asunto. El Espectador conoció que el jefe de Estado sí ha hablado con algunos de los mandatarios presentes del tema, a los cuales les ha expresado su postura de “firmeza, prudencia y serenidad”, lo mismo que “cero diplomacia de micrófono”.

Mientras tanto, en el escenario político colombiano seguían planteándose fórmulas para solucionar la crisis. Una de ellas —de la senadora Alexandra Moreno Piraquive— pidió la intervención directa como mediador del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. “Llegó la hora de que el presidente Obama muestre sus verdaderas dotes de componedor y les demuestre a los pueblos de América que su interés no tiene nada que ver con desestabilizar las democracias, sino más bien la de colaborar con la lucha antidrogas que ha azotado a nuestros países”, aseguró.

La propuesta plantea que Obama, el presidente Chávez, el presidente Correa y el presidente Uribe se sienten y firmen una declaración que aclare toda sospecha de intervencionismo militar que pueda desatar una guerra en el continente.

Brasil se une a la causa mediadora

El canciller brasileño, Celso Amorim, aseguró ayer en una rueda de prensa que su gobierno está dispuesto a trabajar por “recomponer” la confianza entre Venezuela y Colombia. “Creo que si hay una preocupación (en Venezuela) en relación con el nuevo acuerdo militar, será bueno que Colombia diga en forma transparente de qué se trata”, dijo Amorim.

Entre tanto, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Colombia aprobó en la tarde de ayer una proposición para facilitar los procesos de contacto con legisladores ecuatorianos, con el fin de continuar construyendo diálogos que permitan destrabar las relaciones. “La propuesta nuestra es dialogar, dialogar con nuestros colegas de los congresos ecuatoriano y venezolano para encontrar una solución que lime las asperezas entre los ejecutivos de los tres países”, explicó el representante del Partido de la U Manuel José Vives.

“No queremos que haya guerra con Venezuela ni con Ecuador”, dijo Vives.

Temas relacionados