Nigeria retoma ciudad rebelde

La tensa calma que reinaba en la ciudad de Maiduguri terminó con la entrada de cerca de mil soldados.

La tensa calma que reinaba en la ciudad de Maiduguri, al norte de Nigeria, terminó con la entrada de cerca de mil soldados que tenían como misión acabar con la anarquía impuesta por el grupo rebelde musulmán Boko Haram.

Montados en tanquetas blindadas y apoyados por helicópteros, los militares tomaron una mezquita en la que, según información de inteligencia, se escondían 60 hombres armados. Tras un prolongado tiroteo, las fuerzas de seguridad nigerianas reportaron la muerte de la mayoría de los rebeldes.

Pero la arremetida militar no se detuvo allí. Además de bombardear los alrededores, el ejército fue casa por casa y arrestó a decenas de supuestos seguidores del grupo radical, que reclama la enseñanza de la sharia (ley islámica) en las escuelas y universidades del estado de Boko en lugar de la educación occidental.

Los enfrentamientos se vienen presentando desde el pasado domingo, después de que los radicales islámicos atacaran una estación de Policía. Hasta el momento se han registrado 400 muertos en seis estados del norte del país.

Las autoridades calificaron el operativo de Maiduguri como una victoria. Y su trofeo fue el cuerpo sin vida del ayatolá Mohamed Yusuf, líder de la facción rebelde. “Él ha sido asesinado. Pueden venir y ver su cuerpo en la sede del comando de la policía estatal”, le dijo Isa Azare, portavoz oficial, a Reuters. Se desconoce si su muerte produzca un recrudecimiento de la violencia.

Temas relacionados