Cinco nuevos falsos positivos denuncia Personero de Soacha

De acuerdo con el funcionario, los hechos habrían ocurrido el año pasado en Aguachica, Cesar.

El personero de Soacha, Fernando Escobar, denunció el viernes en la Fiscalía cinco presuntos nuevos casos de falsos positivos —asesinatos de civiles por parte de la Fuerza Pública para aumentar el récord de bajas—, que habrían ocurrido el año pasado en Aguachica, Cesar.

Escobar, quien lidera las denuncias de los casos de este tipo que se han dado en Soacha, presentó a la Unidad Nacional de Derechos Humanos del ente de control un oficio firmado por el personero de Aguachica, Guillermo Ramos, en el que se detallan los hechos.

Aparentemente, se trata de cinco jóvenes nacidos en ese municipio de la Costa que desaparecieron entre junio y julio de 2008 y posteriormente fueron encontrados muertos en Ocaña, Norte de Santander, como guerrilleros dados de baja en combates con el Ejército.

El Personero de Soacha le explicó a El Espectador que su homólogo del Cesar acudió a él por la experiencia que ha acumulado luego de encabezar las denuncias por falsos positivos en el municipio cundinamarqués. “No conozco personalmente al señor Ramos. Hemos hablado por teléfono. Él me pidió colaboración porque cree que desde Bogotá se pueden acortar los trámites para hacer las denuncias”.

Escobar dijo también que le preocupan las demoras que padecen los procesos judiciales contra varios militares involucrados en la ejecución extrajudicial de los jóvenes de Soacha. “Espero que no sean maniobras dilatorias”, anotó.

A su voz se han sumado en reiteradas ocasiones las de las llamadas Madres de Soacha, cuyos hijos habrían sido engañados y luego asesinados, quienes exigen celeridad en los procesos y no más demoras injustificadas.

Las nuevas denuncias acerca de los que podrían ser más casos de falsos positivos se conocen dos meses después de que el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, admitiera, durante la sexta rendición de cuentas sobre Derechos Humanos que se desarrolló en la Casa de Nariño en mayo pasado, que el asesinato de un estudiante de Montería de séptimo grado se sumaría a la larga lista de ejecuciones ilegales conocidas en todo el país.

 El Ministerio de Defensa había anunciado hacía poco que desde octubre del año pasado no se habían vuelto a presentar denuncias de este tipo.

Temas relacionados