Michael Phelps sigue siendo el rey

El estadounidense fue la figura a pesar de haber descansado seis meses.

Cada vez es menos descabellado pensar que Michael Phelps es el mejor deportista de la historia. Las estadísticas lo respaldan, pues nadie ha conseguido tantos títulos y récords como él. Además, la forma como los ha logrado los magnifica aún más.

En el pasado Campeonato Mundial de Natación, en Roma, El Tiburón de Baltimore terminó como la gran figura, a pesar de que apenas llevaba cuatro meses de entrenamientos, tras un descanso de seis que decidió tomarse luego de haber ganado ocho medallas de oro en los Olímpicos de Pekín.

En el último día de competencias en las piscinas del Foro Itálico, los 43 récords mundiales del torneo y el debate por los trajes de baño pasaron a un segundo plano, pues el único tema fue Michael Phelps, quien con cinco medallas de oro y una de plata se convirtió en el deportista más laureado de las justas.

“Creo que no se trata de cómo se empieza, sino de cómo se termina”, dijo el deportista de 24 años, quien hace ocho días perdió la final de los 200 metros libres ante el alemán Paul Biedermann. Esa derrota dio pie para que sus detractores vaticinaran su debacle, pero el estadounidense, amante de los desafíos y competitivo como ninguno, se concentró en sus competencias y no volvió a fallar.

Al relevo de 4x100 metros estilo libre, que había ganado en la jornada inaugural, le sumó el 4x200 libre y el 4x100 combinado. Ganó igualmente los 100 metros mariposa, en una final sensacional en la que superó en la parte final al serbio Milorad Cavic, y los 200 metros mariposa.

“Lo peor que pueden hacer con él es menospreciarlo. Es el mejor nadador de la historia y jamás se confía. Puede incluso competir contra su abuela y lo hace al cien por ciento”, explicó orgulloso su técnico, Bob Bowman, para quien Phelps todavía tiene mucha historia por escribir, pues aún confía en llegar a Londres 2012 en su mejor nivel y sumar un par de éxitos más a su impecable carrera. Como si le hicieran falta.

Una carrera incomparable

Michael Phelps nació en Baltimore, Maryland, el 30 de junio de 1985, mide 1,92 metros de estatura y pesa 80 kilogramos.

En su carrera ha conseguido 37 récords mundiales, 17 títulos en campeonatos del mundo y 16 medallas olímpicas (14 de oro y dos de plata) en las ediciones de Atenas 2004 y Pekín 2008. En esta última ocasión logró los títulos en las ocho pruebas en las que participó, con lo cual superó lo que había hecho su compatriota Mark Spitz, quien se impuso en siete, en Múnich 1972.

Este año firmó acuerdos de patrocinio por cinco millones de dólares, el más importante de ellos con la marca de implementos deportivos Speedo, que lo apoya desde que era nadador aficionado.