“Gobierno tiene que explicar”

El delegado del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Cajar), Alirio Uribe Muñoz, denuncia que desde 1996 esta ONG han sido investigada ilegalmente.

El abogado Alirio Uribe, representante del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo –la ONG a la que el DAS persiguió e intimidó, como documentó la Fiscalía– sostiene que su organización no es el brazo jurídico de las guerrillas y que “la inteligencia usada por el DAS es el corazón de la guerra sucia”.

¿Por qué cree que el DAS les montó una cacería a las ONG?

El talón de Aquiles de Colombia han sido siempre los Derechos Humanos, incluso desde antes de que el presidente Uribe fuera elegido. Los defensores de DD.HH. pedimos una política pública en esta materia, pero eso nos ubica como si fuéramos de la oposición o un obstáculo para políticas de este Gobierno.

En varios informes el DAS señala al Colectivo de atentar contra el Gobierno. ¿Cómo?

El DAS quería probar si el Colectivo y otras ONG teníamos vínculos con las Farc, el Eln o grupos subversivos internacionales. Hoy podemos demostrar que, a pesar de ese seguimiento exhaustivo e ilegal, no tenemos ningún vínculo con grupos al margen de la ley. El Gobierno es el que tiene que dar explicaciones. Es obvio que el Presidente sabía y que es responsable de ese tipo de prácticas.

Los militares acusan al Cajar de desarrollar una guerra jurídica en su contra.

Otra invención de la inteligencia militar. Nos han llamado el brazo jurídico de la subversión, porque representamos víctimas y hemos acusado a muchos agentes estatales, pruebas en mano, de ser auspiciadores de la guerra sucia. Los desmovilizados han dicho que fueron apoyados por la Fuerza Pública. Pero, por documentarlo, los militares consideran nuestra labor como subversiva.

Pero, ¿por qué tiene uno la impresión de que ustedes sólo están interesados en judicializar casos de paramilitarismo o de crímenes de Estado?

Sí hemos llevado casos contra la insurgencia por graves violaciones contra los DD.HH. Cuando hay un crimen de la guerrilla, hay un rechazo del Estado; pero cuando las víctimas son estatales se trata de silenciar la verdad. De ahí nuestro énfasis sobre grupos estatales y paraestatales.

Al Colectivo y a otras ONG se les ha acusado de enriquecerse con las víctimas, sobre todo en estrados internacionales.

Es totalmente falso. Nuestro trabajo es gratuito y se maneja con recursos de cooperación internacional. También tenemos recursos propios, que se reciben por demandas de reparación en el orden nacional o internacional.

Pero esas demandas suelen dejar altos dividendos.

Ningún abogado de esta organización recibe honorarios por las demandas que ganamos contra el Estado. Esos dineros entran a un fondo social para ayudar a mantener este proyecto de asistencia legal gratuita a las víctimas en Colombia. Queremos que haya una depuración en el Ejército, la Policía, que se desmonte el DAS porque no estamos de acuerdo en que el Gobierno tenga una policía para perseguir a todos los que considera sus enemigos de turno.

¿En el Colectivo sospechaban que eran “blancos” de seguimientos?

Siempre. El primer informe de inteligencia que vi sobre mí fue en 1996, en la brigada XIII. En 2000 conocimos un informe del Procurador en el cual seis integrantes del Colectivo aparecíamos en reportes de inteligencia.

¿Qué tan graves fueron las ‘chuzadas’?

En cualquier Estado autoritario o dictadura es de la inteligencia que salen las listas de los sindicalistas, jueces y periodistas para ser asesinados. Para nosotros este es un tema sensible, porque lo hemos visto en muchos procesos.

¿Qué sensación le queda cuando escarbaron hasta en su basura?

Uno se siente descompensado, teme por la seguridad personal, familiar e institucional. En las órdenes del DAS se menciona la inteligencia ofensiva, por eso creo que los agentes del DAS deberían ser procesados por terrorismo.

¿En qué va la demanda ante la Comisión Interamericana?

Tendremos audiencias en octubre. Nos faltaban más evidencias de que realmente en Colombia había una persecución contra el Colectivo y este proceso nos permite probar que ha sido así.

¿Qué funcionarios del Gobierno faltan por ser investigados?

Este asunto llega hasta la Presidencia, no sé en qué momento histórico se pueda investigar adecuadamente. José Obdulio Gaviria, en algún momento, también deberá ser investigado.

¿Qué nos falta por saber en este episodio?

Si se tiene en cuenta que en este momento Jorge Noguera está en juicio por el asesinato de cuatro personas con información de inteligencia, que fue puesta en manos de grupos paramilitares, creo que el camino es más tenebroso. La inteligencia usada como lo ha hecho el DAS es el corazón de la guerra sucia en este país.