Tomás Uribe, molesto con Corte

No le gustaron las preguntas hechas por el alto tribunal.

Inconforme por la manera como fue llevado a cabo el interrogatorio que contestó en la Corte Suprema de Justicia, por la presunta asignación irregular de notarías a parlamentarios en 2005 para impulsar la primera reelección presidencial, se declaró Tomas Uribe Moreno, hijo del presidente Álvaro Uribe. En carta dirigida a los magistrados del alto tribunal aseguró que fue interrogado por temas que no estaban relacionados con la investigación.

“Muy a mi pesar debo manifestarles mi absoluta preocupación por cuanto la diligencia versó en su generalidad sobre aspectos ajenos al motivo por el cual se decretó mi testimonio, incluso con numerosas preguntas como si fuera un procesado, realizadas todas bajo la gravedad del juramento. De ello dejé constancia expresa en su desarrollo”, sostuvo en la misiva. Agregó que para que la sala plena del alto tribunal evalúe la “delicadeza del asunto” anexó copia digital de la diligencia.

“El país y ustedes pueden tener absoluta certeza de mi intachable corrección, honestidad, claridad y solidez de mis principios éticos y los de toda mi familia”, afirmó el hijo del Presidente de la República.

Uribe Moreno rindió testimonio el pasado 30 de julio en la Corte Suprema. Según lo declaró el ex superintendente de Notariado y Registro Manuel Cuello Baute, la designación de la notaria segunda de Tunja, Luz Marina Campo Hernández en 2006, se hizo porque la hoja de vida fue remitida por el entonces viceministro del Interior, Hernando Angarita, y porque la solicitud de designación provenía de los funcionarios de la Casa de Nariño Bernardo Moreno y Juan David Ortega, quienes, según Cuello, dijeron que “Tomás Uribe tenía interés en el tema”.