No todo lo que es oro brilla

Hasta el 30 de agosto se exhibe en el Mambo.

El oro, metal blando, brillante y pesado, símbolo de pureza y valor, se reviste de un carácter opuesto para ser una voz hambrienta de justicia que denuncia la violencia y el desplazamiento forzado. Esto es lo que el espectador puede encontrar al interactuar con el trabajo del maestro Pedro Ruiz.

Cansado de que la denuncia se base en una perspectiva negativa, el artista le apuesta a una instalación que enfoca la violencia de manera diferente para resaltar los valores físicos de nuestro paisaje, territorio y cultura.

A medida que avanzan los pies de quien observa la obra, el cuerpo es obligado a cambiar su habitual dinámica frente a cada pintura: tomar una lupa, acercarse, apropiarse del más pequeño detalle e inclinarse como quien hace un tipo de reverencia.

Negro o blanco, hombre o mujer; infinidad de variaciones de un personaje adherido a una lámina del preciado metal, que lleva en su barca el recuerdo del paisaje que le han arrebatado, seducen al espectador.

Esta muestra que se exhibe en el Mambo, denominada “Oro, espíritu y naturaleza de un territorio”, es un llamado a observar lo bello que tenemos. “Esta instalación está hecha para conmoverse y brindar consuelo a personas que están sufriendo todo el tiempo. El arte para mí es un medio de comunicación que utiliza la fantasía para hablar de asuntos trascendentales y eso es precisamente lo que muestro con este trabajo”, afirma Ruiz.

Temas relacionados

 

últimas noticias