Almodóvar regaña al Papa

“De vez en cuando, el Papa debería salir a pasear fuera del Vaticano y mirar lo que es una familia de hoy”, dijo.

En otra época el cineasta español Pedro Almodóvar habría encabezado la lista de herejes de la Iglesia católica, habría sido el escándalo de los tribunales de inquisición. De gira por Europa, promocionando su última película, Los abrazos rotos, Almodóvar aprovechó la entrevista con el semanario alemán Die Zeit para colarse en uno de los debates más sensibles para la Iglesia: la familia.

“De vez en cuando, el Papa debería salir a pasear fuera del Vaticano y mirar lo que es una familia de hoy”, dijo Almodóvar al argumentar que sus filmes son un retrato más completo y fiel de la sociedad actual que el modelo de familia, tradicional y conservador, que defiende la Iglesia católica.

Para el director de La mala educación, una película sobre abusos sexuales y físicos a manos de un sacerdote, “una familia es un grupo de personas, centrado en un pequeño ser, que se quieren y cumplen sus necesidades, sin importar si se trata de padres separados, travestis, transexuales o monjas con sida”.

Profundizando en su concepto de familia, Almodóvar aclaró que los personajes de sus películas no viven de acuerdo con ningún dogma, sino con sus compromisos con la vida. “Es una absoluta locura no reconocer cómo viven hoy en día millones de personas”, aseguró.

Por supuesto que no es la primera vez que el director manchego dispara contra la Iglesia. “Si no existiera el celibato no se darían tantos casos de abusos. La sexualidad tiene que reventar por algún lado y a veces revienta con lo que tienes más cerca”, apuntó en otra ocasión.

Pero su anticlericalismo tiene un límite que él mismo ha trazado: el fanatismo religioso sólo produce tragedias. A mí lo que me interesa mucho es la liturgia católica. Cuando veo una boda todavía se me salen las lágrimas, porque no hay una fórmula más hermosa de unir a dos personas, aunque sepas que eso es mentira”.

Si bien su último filme no ha tenido la aceptación que esperaba entre el público español, y le han llovido muchas críticas, Almodóvar sigue tocando puertas en otras plazas. En Berlín al menos el público, los medios y los críticos de cine han resultado más abiertos y piadosos con su última propuesta.

Temas relacionados

 

últimas noticias