Los vigilantes del referendo

Se trata de jóvenes “furibistas” que crearon un grupo en Facebook para apoyar la iniciativa popular. Dicen representar a los más de cuatro millones de firmantes.

Facebook, la popular red social de internet, es su escenario para defender la causa reeleccionista. Allí tienen un grupo que se llama “Sí al referendo, sí a Uribe”, el cual cuenta en la actualidad con cerca de 5.000 miembros, la gran mayoría jóvenes de no más de 28 años. Sus coordinadores se han autoproclamado “Jóvenes por el referendo” y “vigilantes” de la actuación de los congresistas en el trámite de la iniciativa popular en el Legislativo y que ahora, con la decisión de la Corte Suprema de Justicia de escuchar en versión libre a los 86 representantes que votaron en diciembre el proyecto, han decidido pasar de la web a la plaza pública.

En efecto, la próxima semana, probablemente el miércoles o el viernes, realizarán una manifestación para rechazar “la politización de la Corte Suprema”, según dice Leonardo Granados, un bogotano de familia antioqueña, estudiante de construcción en la Universidad La Gran Colombia –coordinador del grupo–, quien dice tener “un vínculo de corazón con el presidente Álvaro Uribe Vélez” y repite las palabras que alguna vez, a propósito de la primera reelección, dijera el entonces asesor de Palacio Fabio Echeverri Correa: “Ninguna empresa seria, teniendo al mejor gerente, lo va a cambiar”.

El objetivo, aclara Granados, es que los magistrados de la Sala Penal de la Corte sientan que su enfrentamiento no es contra el Presidente, contra el Gobierno, contra el uribismo, contra los reeleccionistas, sino contra el constituyente primario: el pueblo. “Más de cuatro millones de colombianos que firmamos la iniciativa ciudadana para convocar el referendo y más del 60% de los ciudadanos que han manifestado su intención de concurrir a las urnas, estamos siendo desconocidos por una ínfima minoría del Congreso, en alianza perversa con un sector de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia”, reza en la página del grupo en Facebook. 

Y seguidamente, en carta pública a los congresistas uribistas, expresan sentirse “extrañados por los tropiezos y trabas que han ido en contra de la voluntad de nosotros los firmantes del referendo” y les preguntan “con respeto pero indignación”: “¿cree usted que con su voto a favor de la conformación del Congreso (especialmente en la elección de los presidentes de Senado y Cámara) saldrá adelante la iniciativa de los cinco millones o más de firmantes? ¿Cree usted que las personas que lo acompañaron para su candidatura están siendo representados por su decisión respecto al referendo? ¿Cree usted que para las próximas elecciones podrá seguir siendo respaldado por el sello de Álvaro Uribe Vélez si esta iniciativa sale adelante o se cae? Esperamos una pronta respuesta”.

La intención, reconoce Pilar Hernández –joven estudiante de Derecho de la Universidad Javeriana y otra de las coordinadoras del grupo–, es “presionar” a los congresistas, preguntarles por qué no quieren escuchar al pueblo y apoyar la iniciativa popular. “La carta va dirigida a aquellos congresistas que dicen que están con el presidente Uribe pero no con otra reelección. Nosotros decimos: uribista no reeleccionista no es uribista”, agrega. ¿Y si definitivamente el referendo se hunde en el Congreso? “Estamos vigilantes y denunciaremos ante la opinión pública a esos que autoproclamándose uribistas hicieron fracasar la iniciativa”, responde Hernández.

Su labor de “vigilantes” no está sola. El miércoles pasado se reunieron con el ex senador Rodrigo Rivera; con el secretario del Partido de la U, Mario Solano; con un asesor del representante Roy Barreras; con voceros de la Fundación Centro de Pensamiento “Primero Colombia” y con miembros de la Unión Nacional Uribista –un nuevo grupo que defiende también la reelección–, para planear nuevas estrategias. De allí surgió la idea de la manifestación contra la Corte Suprema y, curiosamente, por esos días se conoció también de un video en el portal  YouTube titulado “Referendo sí, los colombianos queremos ser escuchados”, en el que Rodrigo Rivera le dice directamente a la gente: “Una firma es más que un querer, es un compromiso y debe ser escuchada... cinco millones de firmas son un grito de la gente que no puede ser ignorado”. E invita a “hacer historia” y a “tomar decisiones excepcionales”.


Es claro, el pulso por la reelección comienza a salirse de los estrados judiciales, de las curules del Capitolio y de las páginas de internet, para trasladarse a la calle y a la plaza pública. La polarización entre “furibistas” y quienes se oponen a un tercer período del Primer Mandatario es protagonista de la escena política nacional, más aún cuando el país comienza a adentrarse en una nueva campaña electoral para Presidencia y Congreso. En medio está el debate en torno a si las decisiones de la Corte Suprema de Justicia son de tinte político o no. Mientras tanto, los “Jóvenes por el referendo” dicen que seguirán adelante en su lucha, que no tienen ambiciones políticas personales y cuando se les pide una foto para este reportaje responden: “Mejor ponga una del presidente Uribe”.

Los seis coordinadores del “Sí al referendo”

La idea de crear un grupo en Facebook para defender el referendo reeleccionista se comenzó a gestar hace un mes, cuando la iniciativa comenzó a tambalear en el Congreso y muchos congresistas le departieron el certificado de defunción.

Fue entonces cuando Leonardo Granados habló con varios amigos y se dieron a la tarea de crearlo. Hoy, junto a Granados, son seis jóvenes más los coordinadores: Francisco Rosado, Juan Gabriel Castaño, Pilar Hernández, María Fernanda Mendoza, Ana María Ughetti y Sandra Milena Vega.

Secretos de la decisión de la Corte Suprema

La conclusión inicial del magistrado Jorge Luis Quintero, integrante de la Sala Penal de la Corte Suprema —encargado de la investigación a los 86 representantes a la Cámara que votaron el referendo–, era que no se había configurado delito y se debía dictar auto inhibitorio. Sin embargo, la oposición de los otros dos magistrados, Yesid Ramírez y María del Rosario Lemos, obligó a una segunda revisión y fue cuando se tomó la decisión de llamar a versión libre a los congresistas.

El Espectador conoció, de fuentes cercanas a la Corte, que Quintero expresó su inconformidad con esta medida. Igualmente, trascendió que la magistrada Lemos había expresado en un principio que sí votaría a favor del inhibitorio. Sin embargo, una conversación sostenida la semana anterior con el magistrado Ramírez hizo que reconsiderara su postura inicial. Al final, Quintero no tuvo más alternativa que respaldar el llamado a versión libre, más aún cuando la opinión de  Yesid Ramírez, ex presidente de la Corte, tiene gran peso en el alto tribunal.