“Quiero conocer bien mi país”

La gerenta de Colombia es Pasión, María Claudia Lacouture, asegura que su gran fortaleza es la sencillez.

¿Por qué Colombia es pasión?

Nos dimos cuenta de que lo que hace diferente a Colombia del resto del mundo es su gente y los valores que lleva por dentro.

¿Cómo nos ven en el exterior?

No es fácil decir a ciencia cierta cuál es esa definición, porque para fortuna nuestra hay diferentes formas de vernos.

¿A nuestros vecinos les hace falta corazón?

Sé que los vecinos son seres humanos, que en cierta forma si uno ve al consumidor, a la persona, al ser humano como tal, tiene mucho corazón. Y eso se connota porque de hecho Venezuela y Ecuador son nuestros principales socios comerciales. Creería que es más un tema de política, de diplomacia, de gobiernos que tienen estrategias específicas.

¿Cuándo es apasionada?

Siempre, cada minuto si se puede.

¿Cómo llegarle al corazón?

Siendo uno mismo, mostrándose como es.

¿Qué le genera confianza?

La gente sincera.

Una fortaleza.

La sencillez.

Su dulce preferido.

Todos, soy muy dulcera.

Un lugar para no perderse.

Colombia.

¿Y uno para perderse?

Colombia, donde uno vaya encuentra de todo, cosas espectaculares y sorprendentes para conocer.

¿Qué tan difícil es vender la imagen de Colombia?

Muy difícil, porque llevamos 40 años con información que ha sido negativa.

¿Qué le produce taquicardia?

La mentira y la falta de respeto.

Un deseo.

Que Colombia tenga algún día la imagen que debe tener, la realidad nuestra.

Lo que más le ha costado en la vida.

Haber logrado que los cruceros regresaran al país. Ya vamos en 180 barcos.

Un sacrificio.

No he tenido que hacer alguno, todo lo que he hecho es con gusto.

¿Cuál es el país con mejor imagen?

Hay muchos, hay diferentes índices que miden la imagen. Australia, Estados Unidos, España.

¿Cuántos países conoce?

Muchos, una de mis pasiones es viajar y desde el colegio lo he hecho. Tailandia me llamó la atención, tiene riqueza cultural.

¿A cuál le gustaría viajar?

Conocer más mi país, me hace falta.


Un paseo de olla.

A Santa Marta.

El ingrediente perfecto para ese paseo.

El coco.

¿Le gusta cocinar o invitar?

Las dos. Gozo profundamente la cocina.

¿Quién es su ángel de la guarda?

 Ignacio Londoño, mi esposo, y mis dos hijos.

¿Qué le molesta de Bogotá?

El tráfico.

¿Qué carga siempre en su bolso?

Celular, llaves, una libreta, un esfero y la billetera.

De Colombia: un lugar.

Santa Marta está en mi corazón profundamente, porque es la ciudad donde nací.

Un paisaje.

El mar.

Una comida.

El coco.

Un ritmo.

El vallenato.

Un buen embajador.

Contamos por fortuna con muchos colombianos que venden muy bien la imagen del país.

Un logro.

Mis hijos.

Una necesidad.

Siempre trabajar para mejorar.

Una ventaja.

Ser perseverante.

Un artista.

Todos los relacionados con el vallenato.

Algo exótico.

El archipiélago de San Bernardo.

¿Qué acostumbra hacer antes de irse a trabajar?

Por lo menos desayunar con mis hijos, y cuando llego a la oficina lo primero que hago es leer el periódico.

últimas noticias