El partido sin camisetas visitantes, a debate

Este jueves se define el futuro de la norma, que prohíbe a los hinchas visitantes portar distintivos de sus equipos.

El sábado pasado, hacia las 5:00 p.m., en el estadio El Campín 500 efectivos al mando del coronel Javier Ernesto Villamil se disponían a poner en marcha el decreto formulado por la Dimayor para evitar el ingreso de hinchas portadores de distintivos de los equipos visitantes.

Quejas similares a las que hasta el momento se han oído en defensa de la libertad de expresión y de la vieja consigna de que por unos pocos pagan todos, fueron escuchadas también por los efectivos de la Policía, encargados ese día de revisar las prendas de vestir, los bolsos y los bolsillos de los asistentes.

“Aunque varios hinchas no lo tomaron de la mejor manera, optaron por respetar la exigencia, por acatar a pesar de no compartir”, explica el Coronel Villamil, quien ese día, junto a sus hombres, se encargó de que en las entradas hubiera un total de 200 camisetas blancas para ser prestadas a quienes asistieran con la franela visitante, la del Deportivo Independiente Medellín en este caso. 

Dice Villamil que las requisas de rigor de la jornada no arrojaron nada que estuviera por fuera de los parámetros de lo tristemente normal: 15 armas blancas incautadas. Asimismo, el comandante del dispositivo de seguridad aclara que sobró un buen número de camisetas blancas.

Pero, ¿qué sucederá cuando se juegue un clásico?, o para no ir tan lejos, ¿qué ocurrirá el próximo sábado cuando se enfrenten Millonarios y Nacional? “La logística será mucho más complicada”, responde Villamil.

El próximo jueves la junta directiva de la Dimayor se reunirá con los representantes de los equipos colombianos, quienes seguramente pedirán la revocatoria de la polémica resolución 004. Por lo menos, esa es la posición de Juan Carlos López, presidente de Millonarios, quien le afirmó a este diario que la norma haría mella en las finanzas de los clubes porque los patrocinadores perderían el interés de contribuir con el equipo, sospechando que la venta de camisetas podría verse afectada.

Por ahora, el decreto continúa en vigencia como una apuesta de la Dimayor por disminuir la violencia en los estadios del país. No obstante, los equipos y los hinchas visitantes no están convencidos de que esa sea la solución.

Temas relacionados