Argentina, pesca comercial en río revuelto

Los gauchos buscan reemplazar a los colombianos como proveedores de Venezuela.

El gobierno y los empresarios de Argentina han dado diferentes pasos en los últimos días para aprovechar el mal momento que viven las relaciones entre Colombia y Venezuela.

En efecto, los gauchos han pescado en río revuelto y buscan convertirse en proveedores de Venezuela con el visto bueno de los dirigentes del vecino país. “Argentina está en la capacidad de sustituir todo lo que produce Colombia, ya que su industria está muy avanzada y por su gran experiencia”, sostuvo el ministro de Comercio de Venezuela, Eduardo Samán, quien agregó que “nuestro país les vende textiles muy caros. Ese comercio nos está haciendo daño”.

La primera decisión en este sentido la tomó el gobierno de Venezuela al otorgarle a Argentina el cupo de 10 mil vehículos que había acordado comprarle a Colombia. A esto se suman los contactos con 80 empresas argentinas que iniciaron el pasado fin de semana miembros del Ejecutivo venezolano.

La agenda bilateral entre Caracas y Buenos Aires se ha mantenido activa últimamente, al punto que los presidentes Hugo Chávez y Cristina Fernández tuvieron un encuentro ayer en la capital venezolana. “Vamos a reforzar el eje Caracas-Buenos Aires, que es un eje central (...). Nuestros proyectos, los de Argentina y Venezuela, son los mismos”, subrayó Chávez, quien añadió que Argentina y Venezuela están montando conjuntamente 51 fábricas “socialistas” en su país.

La información se conoce al tiempo que el senador del Polo, Jaime Dussán, anunció que tras una reunión en Caracas, el mandatario venezolano le dijo que las relaciones entre Colombia y Venezuela se reanudarán gradualmente.

A las declaraciones de Samán y Chávez se agregan las del ministro de Agricultura y Tierras, Elías Jaua, quien aseguró, en declaraciones que publica el periódico El Universal, que importar productos de Argentina sale más económico que hacerlo de Colombia, pues los fletes que se pagan por transportar los artículos por vía  terrestre son más costosos que los precios que se pagan vía marítima desde el sur del continente.

Jaua agregó que su país busca sustituir las importaciones colombianas de carne de res, leche y huevos fértiles y pollitos.

Ante esta realidad, voceros de gremios colombianos, como Fedegán, Fedecooleche y Fenavi dijeron ayer, tras un debate sobre comercio exterior que se desarrolló en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, que la idea es fortalecer el mercado interno. En esa dirección apuntan medidas como la anunciada por el ministro de Agricultura, Andrés Fernández Acosta, quien indicó que se reunirá con los presidentes de las grandes superficies que operan en Colombia, con el fin de examinar los precios de los cárnicos para buscar su reducción.