“Soy adicto a los libros”

El presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Moisés Melo, soñó con conocer a Frank McCourt, el autor de ‘Las cenizas de Ángela’.

¿Cuál es el país donde más leen?

En países nórdicos como Finlandia y Suecia.

¿Y en el que menos?

No sé cuál es, pero nosotros estamos más cerca de ese país.

¿Qué libro está leyendo?

¡Menudo reparto!, de Jonathan Coe, autor inglés.

Un libro que lo haya sorprendido.

La sorpresa es una característica de todos los buenos libros.

¿Y decepcionado?

Son muchos, pero no me siento muy cómodo mencionándolos, porque es probable que el que me decepcione a mí a otros les satisfaga.

¿En qué lugar le gusta leer?

En la cama o en un buen sillón.

Un escritor que soñó conocer.

El autor de Las cenizas de Ángela, Frank McCourt.

Un candidato para el Nobel de Literatura.

Hay muchos, en este caso de México, que es el invitado especial a la Feria del Libro, podría pensar en Carlos Fuentes o José Emilio Pacheco.

¿Qué espera para esta Feria?

Que la gente se la goce y se formen más lectores.

¿Agosto trae menos lluvia, mejores vientos para el libro?

Pues ojalá, me temo que la Feria es la que origina las lluvias. El cambio de fecha no fue por el clima.

Su libro más valioso.

Todos, tengo un drama con ellos. Hay algunos que no me gustan, pero me es difícil desprenderme de ellos. Soy adicto, no importa el formato ni la edición, quiero mucho mis libros.

¿Cuántos tiene en su biblioteca?

En el momento tengo más de diez mil.

En un año, ¿cuántos libros se deben leer?

En una clasificación de los lectores, un lector ávido lee más de 50 libros al año, un lector medio, entre 20 y 50, y un mal lector, uno por año.

¿Cómo se debe incentivar la lectura en nuestro país?

Sólo hay una fórmula, poniendo libros al alcance de la gente. Los niños que crecen en hogares donde hay libros, leen, y los que crecen donde no los hay, no lo hacen.

¿Alguna vez le ha sacado fotocopia a un libro?

No, una de las razones que tienen los estudiantes para preferir las fotocopias es que pueden intervenirlas, es decir, las pueden rayar y no se atreven a hacerlo con los libros.

¿Las nuevas tecnologías influyen en que  se lea menos?

No creo,  al contrario la gente lea más, pero obviamente para  que la  gente use  las nuevas tecnologías  se necesita que  sepan leer  bien y que aprendan desde la infancia.

¿Cómo se debe incentivar la lectura en nuestro país?

Solo hay una formula poniendo libros al alcance de la gente. Los niños que crecen en hogares donde hay libros, leen y los que crecen donde  no los hay,  no leen.


Una  cualidad.

Puedo pensar más fácil en defectos, pero tengo una cualidad que más o menos me hace sentir orgulloso, era muy impaciente y ahora me he vuelto paciente. (risas)

Una obsesión.

La lectura. En mi casa paterna se leía mucho, mi madre cuando pensaba que la comida no estaba muy buena dejaba libros sobre la mesa y nadie se daba cuenta de lo que nos había servido, entonces los libros era un remedio para todo, termine trabajando con ellos y ahora impulso a que la gente lea.

¿Cuántos libros tiene en su biblioteca?

En el momento debo tener más de diez mil libros.

¿En  un año, cuántos libros se debe leer?

En una clasificación de los lectores, un lector habido lee más de cincuenta libros al año, un lector medio lee  entre veinte y cincuenta  libros y un mal lector lee uno en un año.

Un amigo.

Soy poco amiguero, pero tengo gente con la que perfectamente me siento confortable.

¿Es un abuelo alcahueta?

Soy un abuelo estrella,  tengo siete y voy para ocho.

Lo mejor de la tierrita paisa.

El campo, ahora en mi finca estoy sembrando muchos árboles entre ellos  nativos y los que están en vía de extinción para devolver algo a la tierra; tantos arboles que han talado para imprimir todos esos libros.

Su equipo de fútbol.

Era del Nacional, ahora de ninguno.

¿En Bogotá que debería ser gratuito?

La educación.

¿Se ha leído un libro de algún  liberado?

No me ha despertado curiosidad, ya todo se sabe.

¿Cómo van las editoriales en el país?

Creo que va racionalmente bien, las editoriales del país depende mucho del mercado externo, porque el mercado interno es muy pequeño. Lo que tenemos que  hacer es aumentar el consumo de libros en la gente.

¿A quién le regalaría un libro?

A todo el mundo, es el regalo que  más me gusta hacer.

Una  rumba.

Me encanta una buena conversación, acompañada de una buena comida hecha con afecto.

El último viaje que hizo.

Recientemente a Cali.

El próximo.

A la feria del libro de Madrid, en Liber.

¿Qué no soporta?

El ruido. Bogotá se ha vuelto muy ruidosa. Es como la falta de respeto por los otros, el estorbar.

¿Con qué personaje literario le gustaría compartir un café?

Con Isidro Parodi,  es el personaje de la historia ‘Seis problemas para don Isidro Parodi’ de  Borges y Bioy Casares.