Ojo con las estafas telefónicas

Esta es la modalidad usada por los delincuentes.

La historia se repite casi todos los días. Luego de múltiples investigaciones, una banda altamente calificada logra acceder a la información más detallada de sus futuras víctimas. Entonces, uno de sus integrantes realiza una llamada, como la que contestó el pasado martes en la mañana Pilar Rengifo*. Era una mujer de voz delicada. Hizo pocas preguntas, sólo para saber quiénes estaban en la casa. La niña, de 16 años, no tuvo problema en responderle que ella y la empleada. Pocos minutos después entró una nueva llamada. La conversación duró dos horas. El asunto era grave.

Un hombre con acento paisa le habló a Pilar como si la conociera. La noticia era que su padre estaba detenido y que la Fiscalía llegaría en cualquier momento a la casa para tomar todos los objetos de valor con el fin de pagar la deuda que supuestamente tenía el implicado. Le recomendó empacar todo en una bolsa y fijó un punto de encuentro en donde él, heroicamente, le ayudaría a cuidar sus pertenencias. Parecía inverosímil, pero con las palabras correctas, el tono preciso y detalles confusos sobre el problema de su padre, el extraño logró convencerla, incluso, de que las líneas telefónicas estaban intervenidas. Como hipnotizada, siguió sus órdenes.

La siguiente indicación fue romper a como diera lugar, incluso con la ayuda de la empleada, la caja fuerte de su padre. Mientras lo intentaban, la persuasiva voz las asistía por altavoz. El engaño fue todo un éxito y fue denunciado ante la Policía, como otras decenas de estafas similares. En ninguna ha habido respuesta.

* Nombre modificado para proteger la fuente.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Agilizar la calle 13, problema de peso