“Siempre hay aprovechados”

Jean Wetterwald, representante de las Naciones Unidas,  sostiene que el desplazamiento intraurbano y quienes se aprovechan de las víctimas son problemas que tendrían que mirar más las autoridades.

El suizo Jean-Nöel Wetterwald, representante en Colombia de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), habló con El Espectador acerca de cómo va el diálogo entre los llamados desplazados del Tercer Milenio y las autoridades, proceso en el que funge como mediador. Basado en cifras del mismo Gobierno, el funcionario revela un panorama nada esperanzador en el tema del desplazamiento: Colombia tiene tres millones de desplazados —continúa en los cinco primeros puestos de las naciones que más padecen este flagelo— y el 10% de ellos se encuentra en Bogotá, ciudad a la que llegan cerca de 20 familias desarraigadas diariamente.

¿Qué lecciones les deja a la ciudadanía y a las autoridades el caso del Tercer Milenio?

Que cuando hay voluntad de las partes y coordinación entre las autoridades se puede llegar a acuerdos. Lo pudimos comprobar mediando en el proceso de diálogo entre desplazados y Estado, ya que cuando aceptamos formar parte del tema lo hicimos con la condición de que no fuera una mediación demasiado larga.

¿La toma no dejó ninguna lección con respecto a la eficiencia del sistema de atención a desplazados?

Lo que pasa es que Acnur no puede aprobar que se intenten crear políticas públicas a través de vías de hecho. Sin embargo, debo decir que lo que se ha discutido en este caso puede contribuir de manera constructiva a la reformulación de políticas públicas para los desarraigados.

¿A qué acuerdo se llegó con los desplazados del Tercer Milenio?

Seguimos negociando. La mesa de diálogo no se ha levantado. Nos quedan los puntos de seguridad, reubicación de las familias y vivienda digna. Esperamos que la semana que viene concluyamos con eso.

¿Ustedes serán veedores de lo que se acuerde?

No. Quien debe garantizar que se les cumpla es el Ministerio Público.

El Alcalde de Bogotá ha dicho que si siguen llegando tantas familias desplazadas a la ciudad el sistema de atención va a colapsar, ¿qué opina de eso?

El 10% de los desplazados del país —que en total son cerca de tres millones, según las cifras que se manejan oficialmente, aunque hay fuentes que hablan de hasta cuatro millones y medio— está en la capital. Acción Social dice que a mayo de 2009 eran 250.693 personas.

¿Cuántas familias llegan diariamente desplazadas a Bogotá?

Fluctúa. El promedio es de 20, según Acción Social.

Es decir que ustedes no comparten la versión del ex asesor José Obdulio Gaviria, para quien en Colombia no hay desplazados sino inmigrantes internos…

No compartimos para nada esta visión. Para nosotros es muy claro que sigue el desplazamiento.

¿Cómo ve el fenómeno del desplazamiento intraurbano?

Nos preocupa. La Corte Constitucional ya reconoció este fenómeno, que se invisibiliza en localidades como Ciudad Bolívar. Nosotros sabemos del tema por la misma Personería Distrital, que seguro tiene las cifras.

¿Y cómo ve el problema de los que se aprovechan de los desplazados para cobrar dinero?

No es un fenómeno propio de Colombia. Siempre habrá quien se aproveche de la miseria de los desplazados.

Bogotá ahora enfrenta el reto de los desplazados de Carvajal…

El tema de Carvajal puede llevar consigo problemas sociales muy serios. En este asunto no vamos a mediar. Es importante que haya una mediación institucional.

¿Sigue Colombia en el primer puesto de desplazamiento en el mundo?

Colombia está en los primeros cinco lugares junto a Irak, Sudán y la República Democrática del Congo.

Temas relacionados