El colombiano tras las elecciones en Afganistán

Este jueves los afganos escogen nuevo Presidente.

Uno de los recuerdos de Carlos Valenzuela sobre su primera aventura al frente de unas elecciones presidenciales es el chaleco antibalas que tuvo que vestir para preservar su vida. Corría el año de 1993 y este opita se encontraba en un escenario totalmente distinto a los salones de la Universidad de La Sorbona, de París, donde obtuvo una maestría en Ciencias Sociales. Su cargo como oficial electoral de la ONU lo había llevado a Camboya, donde, de la nada, tuvo que emitir cédulas, ejecutar campañas educativas y contabilizar sufragios.

La amenaza contra las votaciones por parte de los Jemeres Rojos, el grupo de extrema izquierda que había causado la muerte a dos millones de personas, sólo hizo que Valenzuela creyera aún más en su trabajo. “Me di cuenta de que las elecciones son un elemento indispensable”, le dijo en 2005 a la revista Cromos.

Esa creencia la ha comprobado en otros 12 países que atravesaban crueles guerras y en los que el Estado era sinónimo de autoritarismo y corrupción. El colombiano ha estado al frente de los procesos democráticos por los que Suráfrica, Mozambique y Malí escogieron a sus gobiernos, y en los fracasos electorales de Haití y Nigeria, así como en el frustrado referendo de independencia del Sahara Occidental.

En Timor Oriental tuvo que quemar los registros de votación para impedir que las fuerzas indonesias tomaran represalias contra la población local. En Irak (2005) le salió al paso al escepticismo que funcionarios estadounidenses, como Donald Rumsfeld, entonces secretario de Defensa, tenían sobre las elecciones. “Si no pensara que son posibles unas elecciones creíbles, entonces no estaríamos aquí”, dijo en los días previos a los comicios que consagraron a Nuri al Maliki como primer ministro.

El jueves, en Afganistán, donde se elegirá al Presidente, concluye la más reciente misión para este colombiano que ha luchado contra todo tipo de pesimismos. Como el del mandatario liberiano Charles Taylor, quien en 1997 le preguntó: “¿Elecciones? ¿Qué va a saber usted de eso?”.

Temas relacionados