Terrorista liberado causa disgusto

Abdelbaset Ali Mohamed Al Megrahi fue ovacionado a su llegada a Libia.

La euforia colectiva estalló tan pronto puso un píe en la escalerilla. Apoyado en un bastón, Abdelbaset Ali Mohamed Al Megrahi fue recibido con aplausos, vivas, música y pitos de auto por los cientos de personas que esperaban el aterrizaje de su avión en Trípoli, la capital libia.

Este recibimiento, digno de un héroe nacional, fue posible a costa de 270 personas, las mismas que murieron cuando, según el gobierno británico, Al Megrahi activó una bomba escondida en el maletero de un avión que sobrevolaba por la localidad escocesa de Lockerbie, en 1988.

Por tal razón, el Reino Unido, que había liberado a Al Megrahi en las últimas horas debido a que se encuentra en fase terminal por un cáncer de próstata, envió una airada nota de protesta a las autoridades libias.

“La escena de un asesino múltiple recibiendo una bienvenida de héroe en Trípoli es profundamente desilusionante, profundamente penosa”, le dijo David Miliband, canciller británico, a la cadena BBC; como si fuera poco, su gobierno suspendió una visita oficial proyectada para septiembre, que sería liderada por el príncipe Andrés.

Temas relacionados