Referendo, en la recta final

Este martes, representantes a la Cámara decidirán la suerte de la iniciativa en el Congreso.

El legislador de Cambio Radical Ángel Custodio Cabrera admitió que apoyará la iniciativa popular y, en consecuencia, se iría del partido. La oposición insiste en que hubo prebendas para cambiar la intención de voto de algunos congresistas.

En medio de denuncias sobre presiones, ofrecimientos de prebendas, rumores sobre nuevos allanamientos ordenados por la Corte Suprema de Justicia contra congresistas dentro de la investigación por las denuncias de la supuesta entrega de notarías a cambio de apoyar la primera reelección, el referendo que busca habilitar al presidente Álvaro Uribe para aspirar a un tercer mandato afronta el martes en la plenaria de la Cámara de Representantes la prueba de fuego definitiva en el legislativo: la votación del texto de conciliación.

El escenario es totalmente diferente al vivido la semana pasada en el Senado, donde dicha conciliación fue aprobada sin mayores contratiempos. En la Cámara, 86 representantes tienen sobre sus cabezas la sombra de atender el llamado a versión libre de la Corte Suprema por haber votado la iniciativa popular en diciembre pasado, sin contar con la certificación del Consejo Nacional Electoral. Por eso, a pesar de las promesas de defensa por parte de abogados contratados por sus partidos y teorías sobre la inviolabilidad del voto, la conformación del quórum es hoy incierta.

Desde el viernes de la semana pasada comenzaron a escucharse rumores de la llegada masiva a la Secretaría de la Cámara de excusas médicas de incapacidad de los honorables representantes. Sin embargo, el secretario de la corporación, Jesús Rodríguez, desestimó esta versión, aunque reconoció que en la sesión pueden presentarse dificultades por cuenta de los impedimentos.

En efecto, es de esperar que los 86 de la versión libre ante la Corte se declaren impedidos para votar el proyecto, pero también que sus mismos colegas rechacen tales posturas. Por su parte, el representante por el Polo Democrático Germán Navas Talero aseguró que insistirá en que la plenaria responda el recurso de queja que presentó, porque la Comisión de Ética negó una recusación contra el presidente de la Cámara, Édgar Gómez, uno de los que votó el referendo en diciembre.

Ante esta posibilidad, Gómez sostuvo que si hay recusaciones contra representantes la aprobación de la conciliación se va a tardar más. A su vez, el coordinador de ponentes del proyecto, Óscar Arboleda, se mostró confiado en alcanzar los 86 votos que se requieren para evacuar la conciliación: “Estoy trabajando siempre para ganar. Creo que la gente ha reflexionado y seguramente la votación se va a dar”, dijo.

¿Pero cómo están las cuentas un día antes de la sesión definitiva? Por los lados de la coalición se dice que tienen asegurados 77 votos, contra 65 de la oposición. Los siete apoyos que faltarían para aprobar la conciliación saldrían de partidos minoritarios como Apertura Liberal, Verde Opción Centro, entre otros, o de pronto de uno que otro tránsfuga del liberalismo o de Cambio Radical.

Precisamente, un rumor que se escucha tiene que ver con la posibilidad de que cuatro representantes de este último partido, el de Germán Vargas Lleras, se salgan de las filas para apoyar el referendo reeleccionista para 2010, cuando el pacto es que están de acuerdo con otra reelección, pero en 2014. Se trata de: Édgar Eulises Torres, Ángel Custodio Cabrera, Tarquino Pacheco y Felipe Fabián Orozco.

El Espectador buscó a los cuatro legisladores para conocer sus posturas. Mientras que Torres dijo que su voto dependerá de la conveniencia de sus electores en el Chocó, Cabrera admitió abiertamente que sí apoyará el referendo y que en consecuencia muy probablemente se retirará de las filas de Cambio Radical para irse al Partido de la U. Por su parte, Pacheco se molestó al ser interrogado sobre el tema y dijo que mañana, en la votación, se conocerá su decisión: “No tengo por qué dar entrevistas”, contestó. En cuanto a Felipe Fabián Orozco, estuvo el fin de semana fuera del país.

Lo cierto es que el clima está caldeado. Vargas Lleras denunció una serie de presiones a sus congresistas para apoyar la iniciativa, mientras que el senador Jaime Dussán, presidente del Polo Democrático, aseguró que son “sospechosas las insistentes visitas de funcionarios del Gobierno a las oficinas de algunos parlamentarios y la estratégica ubicación de los ministros en la primera fila de los debates”. El viernes pasado, en Cali, el ex presidente César Gaviria, director del Partido Liberal, dijo que conocía de favores a representantes canalizados a través del Inpec.

En respuesta, el director de Planeación Nacional, Esteban Piedrahíta, rechazó tajantemente las denuncias de la oposición sobre los supuestos favores presupuestales a un grupo de parlamentarios para que voten la iniciativa popular. También el vicepresidente de la Cámara, Santiago Castro, salió en defensa de los legisladores y negó que haya habido compras de conciencia o prebendas a representantes.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Iván Duque y la nanodemocracia

Murió el exministro Abdón Espinosa Valderrama